Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los rebeldes de Sudán del Sur niegan que el Ejército haya rodeado su principal base en Pagak

Los rebeldes de Sudán del Sur han negado este lunes que el Ejército haya rodeado su principal base en la localidad de Pagak, tal y como aseguraron el domingo las Fuerzas Armadas del país africano.
"Las fuerzas genocidas del régimen, encabezadas por el comandante Nhial Batoang y su falso gobernador Bol Ruach Rom, están sufriendo y se encuentran bajo el control de los combatientes por la libertada en Thocdeng", han indicado en un comunicado.
Así, los rebeldes han descrito como "propaganda blanca" las afirmaciones del Ejército, asegurando que el objetivo es elevar la moral de los militares, según ha informado el diario 'Sudan Tribune'.
En su comunicado, han recalcado que el Ejército se encuentra a unos 25 kilómetros de distancia de su base en Pagak, asegurando que "las fuerzas de este régimen muerto no pondrán sus pies ni en Pagak ni en Maiwut".
El Gobierno de Sudán del Sur admitió el jueves que el Ejército ha lanzado varias ofensivas para intentar hacerse con el control de Pagak, controlada por los rebeldes leales al exvicepresidente Riek Machar.
El asesor de la Presidencia para Asuntos Militares, Daniel Awet Akot, afirmó que las ofensivas fueron lanzadas ante la negativa de los rebeldes a adherirse al alto el fuego.
"¿Qué podemos hacer cuando la otra parte no responde ante el gesto y la voluntad de poner fin al conflicto?", se preguntó, acusando a los rebeldes de "abogar por la guerra" y "rechazar el diálogo".
Por su parte, el ministro de Información, Michael Makuei Lueth, destacó que el alto el fuego declarado por el presidente, Salva Kiir, no incluye el área de Pagak, uno de los bastiones de los rebeldes desde el inicio de la guerra civil en 2013.
El jefe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), David Shearer, había mostrado un día antes su "gran preocupación" por la huida de miles de civiles sursudanesas hacia Etiopía ante el avance de las tropas gubernamentales hacia Pagak.
En su comunicado, resaltó que los informes de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) "sugieren que las fuerzas gubernamentales se acercan a la ciudad de Maiwut, 25 kilómetros al noroeste de Pagak".
"Estoy muy preocupado por esta situación", dijo, indicando que este avance militar del Ejército "no va en línea con el espíritu del alto el fuego unilateral" declarado en mayo por el Gobierno del país africano.
Asimismo, confirmó que ha habido "actividades militares activas" al norte de la ciudad de Pagak, añadiendo que al menos 25 trabajadores humanitarios han sido evacuados de la zona debido a la inseguridad.
Sudán del Sur vive sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013 que enfrenta a los partidarios de Kiir, de etnia dinka, con las fuerzas leales a Machar, de etnia nuer.
La guerra ha dejado hasta el momento cerca de 50.000 muertos, más de dos millones de desplazados internos y otro millón adicional refugiado en países vecinos como Kenia, Sudán y Uganda, donde la población ha escapado tanto de los combates entre las fuerzas armadas de ambos bandos como de las masacres locales que están perpetrando las etnias dinka y nuer.
Naciones Unidas ha alertado en varias ocasiones de la posibilidad de un genocidio en el país, debido al cariz étnico que parece estar tomando el conflicto.