Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sturgeon paraliza sus planes para un segundo referéndum en Escocia a la espera del Brexit

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha anunciado este martes que va a "reiniciar" sus planes para convocar un segundo referéndum independentista y a paralizar estos trabajos, repudiados por el Gobierno de Theresa May, a la espera de que concluya el proceso de Brexit.
Sturgeon había abogado por celebrar una consulta similar a la que fracasó en septiembre de 2014 entre otoño de 2018 y primavera de 2019, argumentando que la inminente salida de Reino Unido de la UE había cambiado el escenario político. La mayoría de los escoceses votaron a favor de la permanencia del país en el bloque comunitario.
La jefa del Gobierno escocés, cuyo partido perdió 21 escaños en las recientes elecciones generales, ha asegurado ante el Parlamento que no buscará "inmediatamente" la aprobación de leyes para celebrar el referéndum y que, en cambio, "redoblará" sus esfuerzos para garantizar el mejor Brexit posible para Escocia, lo que pasa por ejemplo por mantener a Reino Unido dentro del mercado común.
Sturgeon ha explicado que en "cientos" de ocasiones ha constatado la preocupación de la ciudadanía por la incertidumbre sobre el futuro político del país, razón por la cual ha variado el orden de prioridades, a pesar de que sigue estando "muy comprometida" con la idea de dar voz de nuevo a los escoceses en una segunda consulta, según la cadena BBC.
Precisamente este martes la primera ministra británica, Theresa May, se había referido a la hipótesis de un nuevo referéndum en Escocia, en una entrevista a la cadena Sky News en la que volvió a expresar su disconformidad: "Lo que creo que debería decir hoy Nicola Sturgeon es que va a sacar completamente de la mesa la cuestión".
En este sentido, May cree que el "claro mensaje" que dieron los británicos en las elecciones del 8 de junio fue que "es momento de que Reino Unido trabaje junto". Estos comicios también supusieron un varapalo para el Partido Conservador, que perdió la mayoría absoluta y se ha visto abocado a pactar con los unionistas norirlandeses.