Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sturgeon ve el otoño de 2018 una fecha adecuada para el segundo referéndum sobre la independencia de Escocia

La líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) y ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha asegurado este miércoles que el otoño de 2018 es una fecha adecuada para celebrar un segundo referéndum sobre la independencia para que los ciudadanos puedan volver a expresar su opinión sobre el estatus del país tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE).
En una entrevista concedida a la cadena británica BBC, al preguntarle si otoño del próximo año sería una fecha adecuada para la consulta, Sturgeon ha señalado que "dentro de las posibilidades, cuando se esboce un acuerdo claro y Reino Unido haya salido de la UE", esta sería una "fecha con sentido común para que Escocia tome una decisión".
"No descarto nada, pero voy a seguir adelante con el tema por el camino que creo que es el correcto para el país", ha añadido durante la entrevista, realizada a propósito de la emisión, este jueves por la noche, de un documental de la BBC sobre el 'Brexit'.
La ministra principal escocesa ha insistido en que todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre esta consulta que, el pasado mes de octubre, ya consideró que tenía muchas posibilidades de celebrarse "antes de 2020".
En un reciente discurso pronunciado en Edimburgo, Sturgeon también subrayó la necesidad de celebrar un segundo referéndum con el objetivo de proteger los intereses de Escocia.
En septiembre de 2014 los residentes en Escocia votaron por 55 a 45 por ciento a favor de la permanencia en Reino Unido, pero desde entonces el SNP ha logrado una rotunda victoria en las elecciones al Parlamento de Londres y un 62 por ciento de los escoceses votaron a favor de permanecer en la UE, lo que ha espoleado el independentismo entre los escoceses, profundamente europeístas.