Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Socialistas y conservadores salen en tromba a apoyar a Macron para frenar a Le Pen

Las primeras proyecciones que conceden el pase a la segunda vuelta de las presidenciales francesas a Emmanuel Macron y Marine Le Pen han bastado para que destacados dirigentes vinculados al Partido Socialista y a Los Republicanos se hayan apresurado a pedir el voto para el líder del movimiento En Marche!.

Macron, antiguo ministro de Economía del Gobierno de François Hollande, ha logrado un éxito sin precedentes con un movimiento de reciente creación, gracias a un programa de centro que le sitúa como opción moderada de cara a la segunda vuelta del 7 de mayo.
El aspirante socialista al Elíseo, Benoît Hamon, ha reconocido el "desastre" de su candidatura y ha pedido el voto para Macron. Según ha explicado, ahora es momento de establecer "una distinción clara entre un adversario político y una enemiga de la República".
También ve "clara" la decisión el primer ministro, Bernard Cazeneuve. "La presencia de una candidata de extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, 15 años después del impacto de abril de 2002, hace necesaria una posición clara y fuerte de todos los republicanos", ha afirmado, según BFM TV.
Para el ministro de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, "toda la izquierda, todos los republicanos deben movilizarse para votar por Macron, por Francia, por la República, por Europa".
APOYO CONSERVADOR
El programa centrista de Macron ha logrado aglutinar respaldos a uno y otro lado del espectro político. Ya contaba antes de esta noche con el apoyo explícito del ex primer ministro Manuel Valls, miembro del Partido Socialista, pero también con el de destacados dirigentes conservadores como Dominique de Villepin.
El candidato presidencial de Los Republicanos, François Fillon, se ha pronunciado claramente tras el cierre de los colegios. "No hay otra opción que votar en contra de la extrema derecha. Votaré, por tanto, a favor de Emmanuel Macron", ha anunciado, en una comparecencia en la que ha alertado de que "el extremismo sólo puede traer desgracia y división a Francia".
Jean-Pierre Raffarin, jefe de Gobierno con Jacques Chirac, ha llamado igualmente a "unirse detrás de Emmanuel Macron" ante la "mala noticia" que han dado las urnas, según declaraciones a France 2. La ola de apoyos a Macron también ha llegado hasta la época de Nicolas Sarkozy, con voces como las de los exministros Christian Estrosi y François Baroin.
LA ESPERANZA DE LE PEN
Las encuestas realizadas antes de esta primera vuelta ya vaticinaban que, en caso de que Macron y Le Pen se enfrentasen en un 'cara a cara', el ex ministro de Economía tenía todas las de ganar. El Frente Nacional es consciente del reto, aunque no tira la toalla.
El vicepresidente del Frente Nacional, Florian Philippot, ha llamado en France 2 a "todos los electores" a votar por Le Pen en la segunda vuelta, con una especial mención a quienes han respaldado en primera ronda al candidato de Los Republicanos, François Fillon.