Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sirleaf acusa a Jamé de usar una "treta" al grabar y publicar una conversación entre ambos

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, ha acusado este lunes a su homólogo de Gambia, Yahya Jamé, de usar una "treta" al grabar una conversación telefónica entre ambos y airearla en la televisión estatal.
Durante la llamada, Jamé afirmaba que había presentado una apelación ante el Tribunal Supremo, y pedía a la la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), encabezada por Sirleaf, de ayudar a nombrar nuevos jueces.
En respuesta, Sirleaf afirmó que "trabajaría en ello de forma correcta", si bien ha explicado, en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC, que fue una "treta" de Jamé.
"Dejadme dejarlo muy, muy claro. No hay un cambio en la posición de la CEDEAO. La Constitución de Gambia debe ser respetada", ha dicho, lamentando que el mandatario de Gambia publicara la conversación, recalcando que lo hizo sin su consentimiento.
"En el momento en el que me llamó pensaba que iba a buscar una salida y a trabajar con el equipo (de la CEDEAO), pero claramente era sólo un juego. Fue una treta por su parte", ha remachado.
El juez del Tribunal Supremo de Gambia Emmanuel Fagbenle ha rechazado este mismo lunes pronunciarse sobre el recurso presentado por Jamé para suspender la toma de posesión de Adama Barrow como nuevo mandatario.
La Comisión Electoral de Gambia declaró el triunfo del candidato opositor en las elecciones celebradas el pasado 1 de diciembre por 227.708 votos (un 43 por ciento) frente a los 208.487 sufragios (un 40 por ciento) conseguidos por Jamé.
Aunque en un principio reconoció su derrota electoral e incluso se ofreció a ayudar a Barrow con la transición, un día después se retractó y rechazó los resultados oficiales "en su totalidad" porque las pesquisas de su equipo han revelado "errores inaceptables".
La coalición opositora que se hizo con la victoria en las presidenciales advirtió en diciembre de que Jamé será tratado como "un líder rebelde" si se niega a entregar el poder el 19 de enero.
El triunfo de Barrow ha generado grandes expectativas dentro y fuera de Gambia. El líder opositor había prometido devolver al país al Tribunal Penal Internacional (TPI) y a la Commonwealth y la Justicia se había aventurado a liberar a varios presos políticos.