Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siria considera que "hablar de guerra civil no concuerda con la realidad"

El Ejército sirio bombardea la ciudad de DeraATLAS

El Ministerio de Exeriores responde asi a las palabras de la ONU

El Ministerio de Exteriores de Siria ha respondido a las palabras del secretario general adjunto de la ONU para Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, y ha asegurado que la utilización del término "guerra civil" para referirse al conflicto sirio "no concuerda con la realidad".
Hasta ahora, los responsables de la ONU habían evitado utilizar esta denominación, aunque la semana pasada el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, había alertado de una inminente guerra civil en Siria, donde han muerto más de 10.000 personas en los últimos 15 meses.
Ladsous, sin embargo, reconoció ayer que el conflicto sirio se había extendido hasta tal punto que podía ser considerado una guerra civil. "Sí, creo que podemos decirlo así", declaró en una entrevista con la agencia Reuters.
El Gobierno sirio le ha respondido a través de un comunicado del Ministerio de Exteriores. "Hablar de guerra civil en Siria no concuerda con la realidad. Lo que ocurre en Siria es una guerra contra los grupos armados que han optado por el terrorismo", advierte esta nota, recogida por la agencia oficial de noticias SANA.
Las palabras de Ladsous no tienen consecuencias legales pero sí podrían tener peso político por su responsabilidad en la organización internacional.
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) también ha reconocido que en algunas zonas de Siria sí se estaría produciendo una guerra civil, pero ha evitado hablar de un conflicto a gran escala.
En el caso del CICR, la calificación que le otorgue a los enfrentamientos sí puede tener importancia, ya que si finalmente considera la crisis como un "conflicto armado interno" tendría implicaciones legales relativas a posibles crímenes de guerra y entrarían en juego las Convenciones de Ginebra