Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En marcha la segunda conferencia de los 'Amigos de Siria'

Siriacuatro.com

Se discutirá la última propuesta de paz presentada por el enviado especial conjunto de la Liga Árabe y Naciones Unidas

Este domingo ha comenzado en Estambul la segunda conferencia del 'Grupo de Amigos de Siria', el grupo internacional de negociación para el fin del conflicto sirio, en el que se discutirá la última propuesta de paz presentada por el enviado especial conjunto de la Liga Árabe y Naciones Unidas, Kofi Annan.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, fue el encargado de inaugurar la cumbre recién llegado de su viaje oficial a Irán. En su declaración inicial, Erdogan solicitó a los presentes que manifiesten voluntad de consenso para resolver la crisis en Siria.
"Nuestra principal obligación es hablar con una sola voz y, lo más importante, actuar con una sola voz", declaró el primer ministro, que destacó que la comunidad internacional "tiene la obligación moral de actuar" según declaraciones recogidas por la cadena panárabe Al Yazira.
Erdogan indicó que el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, "no ha cumplido sus promesas" y aseguró que "sigue matando y masacrando a la población, cuyas demandas deben ser contestadas".
A continuación, tomo la palabra el primer ministro qatarí, Hamad Bin Jassim al Thani, quien coincidió con su homólogo turco al señalar que "es ilógico permitir que las cosas sigan así mientras el régimen sirio desafía todas las propuestas de paz", e insistió en la necesidad de considerar "el despliegue de tropas conjuntas árabes en Siria para mantener la paz".
El encuentro, auspiciado por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, vuelve a contar con la ausencia de representantes de Rusia y China. Ambos países, aliados del presidente de Siria, Bashar Al Assad han rechazado la intervención internacional en el conflicto sirio, y vetado los intentos de Naciones Unidas para imponer una resolución contra el régimen.