Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúan los bombardeos en Siria a horas de que comiencen las negociaciones

El bombardeo ha sido en Deir ez-Zor. El viernes fue en Idlib. Algunas veces son aviones rusos. Otras, aparatos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Pero el resultado, en muchos casos, es el mismo: los ataques contra las posiciones de los islamistas rebeldes se convierten en una trampa para los civiles. Muchos de ellos niños. Sólo hoy, denuncia el Observatorio Sirio de Derechos humanos, han muerto 63 civiles. Nueve eran niños. Es la imagen de una guerra a la que la comunidad internacional va a intentar poner fin con unas negociaciones más que difíciles que comienzan mañana en Ginebra. Se sentarán por un lado, el régimen de Damasco, respaldado por Irán y Rusia. Por otro, los opositores sirios apoyados por Arabia Saudí, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Turquía, entre otros. El enemigo común de los dos bandos es el Estado Islámico, pero en medio quedan también los kurdos o las milicias de Al Nusra, que no han sido invitadas al encuentro.