Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y Rusia mantienen conversaciones para coordinar sus acciones en Siria

Con carácter de urgencia, Estados Unidos y Rusia han decidido esta madrugada reunir a sus mandos militares para resolver sus tensiones por la guerra en siria. Los bombardeos de Moscú sobre la ciudad de Homs han precipitado un acuerdo entre los responsables de exteriores John Kerry u Serguei Lavrov. Ambos mandatarios pretenden coordinar los ataques de ambas potencias, dirigidos contra las posiciones del Estado Islámico, y evitar incidentes indeseados.

Desde Estados Unidos se considera peligrosa la intervención militar de Rusia en Siria y ha expresado su "gran preocupación" por las informaciones que apuntan a que los bombardeos rusos tendrían como objetivo a la oposición siria y no al Estado Islámico, por lo que el Pentágono se encargará de observar atentamente los movimientos rusos.
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha llamado por teléfono al ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, para trasladarle la inquietud de Washington, admitiendo directamente que esta iniciativa es peligrosa, según han informado fuentes norteamericanas.
Estados Unidos considera peligrosa la intervención militar de Rusia en Siria y ha expresado su "gran preocupación" por las informaciones que apuntan a que los bombardeos rusos tendrían como objetivo a la oposición siria y no al Estado Islámico, por lo que el Pentágono se encargará de observar atentamente los movimientos rusos.
Ya en declaraciones a la prensa desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de Naciones Unidas, Kerry ha apuntado que sería de "gran preocupación" para Estados Unidos que Rusia atacara objetivos en los que no hay presencia del Estado Islámico.
Además, el jefe de la diplomacia estadounidense ha insistido ante el Consejo de Seguridad de la ONU en que la organización terrorista "no puede ser derrotada si el presidente sirio, Bashar al Assad, continúa en el poder".
La figura de Bashar al Assad ha servido en las últimas semanas para enfrentar aún más las posiciones de Rusia y Estados Unidos sobre la solución a la guerra siria. Mientras que para Moscú su mandato es incuestionable, para Occidente su salida del Gobierno es el punto de partida para una eventual transición política.
SIN PREVIO AVISO
Al margen de las cuestiones políticas, Estado Unidos ha expresado su "alarma" por el hecho de que Rusia haya iniciado los bombardeos sobre Siria sin avisar a los países de la coalición internacional que llevan un año de ofensiva aérea contra el Estado Islámico.
"Estamos alarmados por lo que ha ocurrido esta mañana", ha admitido el subsecretario del Pentágono, Robert Work, en una comparecencia en la Cámara de Representantes. "Nuestros militares deberían haber hablado para que pudiéramos reducir nuestras operaciones" en Siria, ha explicado.
Work ha descartado que sea "un fallo" del Kremlin. "Creo que es una acción agresiva por parte de Rusia en estos momentos, al mismo tiempo que avanzan las conversaciones entre nuestros militares", ha lamentado el 'número dos' del Departamento de Defensa.
VIGILANCIA DEL PENTÁGONO
Así las cosas, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, ha anunciado que el Pentágono se encargará de escrutar los bombardeos rusos en Siria, confiando en que las primeras conclusiones arrojen luz sobre los objetivos del Kremlin. "Aún es demasiado pronto para decir exactamente qué objetivos han buscado y cuáles han alcanzado", ha dicho.
Fuentes estadounidenses han avanzado que Washington ya ha fijado su atención en un bombardeo que Rusia habría efectuado este miércoles sobre la localidad de Al Ghab, en la provincia de Hama, donde no hay presencia del Estado Islámico.