Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siria pide que la OPCW investigue el supuesto uso de armas químicas por parte de los rebeldes en Alepo

El Gobierno de Siria ha reclamado este martes que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW) investigue el supuesto uso de armamento químico por parte de los rebeldes en la localidad de Alepo (norte).
El Ministerio de Exteriores sirio ha enviado dos cartas idénticas a tal fin al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, y al Consejo de Seguridad del organismo, pidiendo el envío de expertos para investigar estos sucesos.
Así, ha sostenido que "es evidente que la ONU y la OPCW no prestan atención cuando los grupos terroristas usan armas químicas contra el pueblo sirio", según ha informado la agencia estatal siria de noticias, SANA.
"Al mismo tiempo, causan alboroto cuando se trata de presentar alegaciones infundadas acusando al Gobierno sirio de actos similares", ha agregado.
En este sentido, el ministerio ha acusado al Frente Fatá al Sham --antiguo Frente al Nusra-- y otros grupos afiliados de "cometer crímenes utilizando gases tóxicos, incluido cloro, en varias zonas de Alepo".
Las autoridades sirias denunciaron el 13 de noviembre el disparo de proyectiles con cloro en el área de Al Nairab, detallando que al menos 28 militares habían resultado afectados por el ataque.
Los proyectiles fueron lanzados contra las posiciones del Ejército sirio por los grupos armados que se encuentran en la zona este de Alepo, sitiada por las fuerzas gubernamentales y sus aliados.
Anteriormente, el Centro de investigación de las Fuerzas de Defensa Radiológica, Biológica y Química del Ejército ruso había informado de que las muestras tomadas apuntan al uso de cloro y fósforo blanco en un reciente bombardeo sobre el barrio 1070 de Alepo.
Ambas sustancias están prohibidas por la Convención de Armas Químicas del 13 de enero de 1993. Las muestras se someterán a estudios adicionales en Moscú, en un laboratorio acreditado por la OPCW.