Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de 3 adolescentes británicas que huyeron para unirse al EI piden que vuelvan

Huyen para unirse al EIcuatro.com

Los familiares de las tres adolecentes británicas que han huido de sus casas y las autoridades temen que se dirijan a Siria para unirse al Estado Islámico les han enviado un mensaje en el que les advierten del riesgo que corren y les piden que "vuelvan a casa".

Shamima Begum, Amira Abase -de 15 años- y Kadiza Sultana, de 16, abandonaron sus casas y viajaron a Turquía el martes. Las autoridades temen que atraviesen la frontera hacia Siria para unirse a la milicia yihadista. Sus familiares, devastados, han hecho público un comunicado en el que piden a las jóvenes que den marcha atrás en su plan.
"Te echamos mucho de menos y estamos muy preocupados por ti", han asegurado los padres de Shamima, que le han pedido que no cruce la frontera de Turquía. "Entendemos que tienes unos fuertes sentimientos y quieres ayudar a los que sufren en Siria. Puedes ayudar desde casa, no te pongas a ti misma en peligro", han afirmado.
Por su parte, los padres de Kadiza se han mostrado "extremadamente preocupados" y han asegurado no entender por qué ha huido de su casa. "Los cuatro últimos días han sido una completa pesadilla sin saber dónde y cómo estás", han afirmado, según ha informado la cadena británica BBC.
La familia de Amira ha mostrado su esperanza en que la joven, a la que han definido como "fuerte, inteligente y hermosa", tome "la decisión correcta". "Tienes un futuro brillante, por favor, vuelve a casa", han pedido en su comunicado.
LA FAMILIA DE LA JOVEN QUE LAS AYUDÓ, INDIGNADA
Por otro lado, se ha conocido que las tres adolescentes mantuvieron contacto con Aqsa Mahmood, otra joven británica que viajó a Siria en 2013 y que podría haber colaborado para reclutar a las tres jóvenes. Sus familiares se han mostrado horrorizados.
Los padres de Mahmood han asegurado sentirse "llenos de horror e ira" y a través de su abogado se han dirigido a su hija. "Eres una desgracia para tu familia y la gente de Escocia, tus acciones son una perversión y una distorsión maligna del Islam", han asegurado.
CAMERON PIDE COLABORACIÓN
Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha hecho referencia a este suceso y ha recordado que la lucha contra el Estado Islámico no se reduce a vigilar las fronteras y al trabajo de las fuerzas de seguridad.
"Todos tenemos un papel en parar a la gente y que deje de envenenar sus mentes", ha afirmado, pidiendo a "cada colegio, cada instituto, cada universidad y cada comunidad" que colaboren.