Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sharif afirma que el ataque contra la base de Uri es "una reacción a las atrocidades de India"

El ataque contra la base militar india en Uri, Cachemira, la pasada semana puede ser "una reacción a las atrocidades cometidas por India en la Cachemira ocupada", ha afirmado este viernes el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, en medio de las acusaciones de Delhi contra Islamabad por la autoría del atentado en el que murieron 18 militares en la conflictiva región.
Las declaraciones de Sharif llegan después de que abordara el asunto de la violencia en Cachemira en su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas. El primer ministro ha respondido a las acusaciones de las autoridades indias asegurando que "no hablan de sus atrocidades, solo acusan a otros", según ha informado la cadena paquistaní Geo TV.
"Pakistán ha sido acusado en menos de 12 horas del ataque en Uri. India culpabilizó a Pakistán tras el ataque sin realizar ninguna investigación. Ninguna persona sensata aceptaría esto", ha declarado Sharif.
Por otra parte, el ministro de Interior de Pakistán, Chaudhry Nisar Ali Jan, ha señalado que Pakistán no puede iniciar ninguna investigación sobre el ataque ya que India no cuenta con ninguna prueba al respecto.
Nisar ha afirmado que las acusaciones indias buscan difamar a Pakistán. "Cuando ni los propios indios tiene pruebas, ¿entonces que tipo de acciones podemos hacer desde Pakistán? Solo han lanzado acusaciones y solo para difamar a Pakistán", ha denunciado el ministro.
El ataque contra la base militar y el posterior cruce de declaraciones ha provocado una escalada de la violencia esta semana en la región, donde se han sucedido varias muertes en choques entre el Ejército indio y supuestos milicianos.
El asalto se convirtió en el más grave altercado contra el Ejército indio en Cachemira en los últimos 26 años. En la base hay unos 12.000 militares y su principal función es vigilar la Línea de Control que funciona como frontera entre las partes de Cachemira bajo control indio y paquistaní.