Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur no aprecia indicios de un ensayo nuclear inminente del Norte

Pyongyang instala dos misiles de alcance medio en lanzaderas móviles ocultasReuters

El Ministerio surcoreano de Defensa ha declarado que las imágenes por satélite sobre los movimientos de vehículos y personas en las proximidades de la zona de ensayos no indican la inminencia de una nueva prueba nuclear por parte de Corea del Norte. Esta información llega después de que el ministro de Unificación de Corea del Sur, Ryoo Kihl Jae, afirmara que se podría estar preparándose para su cuarta prueba nuclear.

"No hemos encontrado en la zona movimientos inusuales que indiquen la intención de llevar a cabo un ensayo nuclear", ha declarado un portavoz del Ministerio, Kim Min Seok, poco después de que el ministro de Unificación de Corea del Sur, Ryoo Kihl Jae, adviertiese este lunes de que Corea del Norte podría estar preparándose para su cuarta prueba nuclear.
"Se han apreciado movimientos de vehículos y personal cerca de los túneles situados al sur de las instalaciones nucleares de Punggye Ri", ha añadido el portavoz, citado por la agencia surcoreana de noticias, Yonhap.
"Después del tercer ensayo nuclear, explicamos que Corea del Norte había excavado túneles tanto en el oeste como en el sur (de Punggye Ri) dispuestos para un ensayo nuclear", ha proseguido Kim. "La situación sigue siendo la misma, y si Corea del Norte se decidiese, en cualquier momento podría efectuar un ensayo nuclear", ha advertido.
El ministro de Unificación había hecho sus declaraciones al hilo de lo publicado este lunes por el diario surcoreano 'JoongAng Ilbo', que, citando como fuentes a altos cargos civiles y militares, informó de que Corea del Norte estaba preparando su cuarta prueba nuclear.
Las fuentes habían detectado un "aumento de la actividad de trabajadores y vehículos" en los túneles subterráneos de las instalaciones nucleares de Punggye Ri, donde el régimen comunista llevó a cabo su tercer ensayo atómico el pasado 12 de febrero.
"Las actividades parecen ser las mismas que las realizadas antes de la tercera prueba nuclear", indicaron las fuentes al diario. Las autoridades surcoreanas creen que la prueba nuclear del pasado 12 de febrero se llevó a cabo desde los túneles subterráneos del oeste de Punggye Ri.
Aparte, fuentes militares han indicado al 'JoongAng Ilbo' que el régimen comunista se prepara para lanzar uno de los misiles 'Musudan' de alcance medio --entre 3.000 y 4.000 kilómetros-- que la semana pasada trasladó y colocó en lanzaderas en la costa oriental.
"Estado de guerra"
En las últimas semanas, el Gobierno de Kim Jong Un ha declarado el "estado de guerra" en la península coreana y ha amenazado con atacar las bases militares que Estados Unidos posee en las islas de Hawai y Guam y en Japón.
En este sentido, ya ha notificado "formalmente" a la Casa Blanca que ha "ratificado" el posible lanzamiento de un ataque "sin compasión" contra objetivos estadounidenses, incluido un "ataque nuclear diversificado".
Además, el pasado miércoles anunció que prohibirá la entrada al complejo industrial de Kaesong --único ejemplo de cooperación intercoreana-- a los trabajadores surcoreanos y que los que actualmente están allí deberán salir antes del 10 de abril.
El régimen comunista ha atribuido todas estas medidas a las amenazas proferidas por Corea del Sur y Estados Unidos, con las que "han rebasado los límites", pasando de "la fase de la amenaza y el chantaje a la temeraria fase de guerra actual".
Estos movimientos se enmarcan en la escalada de tensión regional, que comenzó el año pasado, con los lanzamientos de cohetes de largo alcance de abril y diciembre, y que ha continuado en 2013, con la prueba nuclear del pasado 12 de febrero, por parte de Corea del Norte.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenado estas acciones, al considerar que violan las resoluciones que prohíben a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y de misiles balísticos.