Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sessions dice que seguirá como fiscal general pese a los cuestionamientos de Trump

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, ha ratificado este jueves su intención de continuar en el cargo "hasta que sea apropiado", a pesar de que el presidente, Donald Trump, ha confesado en las últimas horas que, de haber sabido que se recusaría en las investigaciones sobre la injerencia rusa, no lo habría designado para el puesto.
"Estamos trabajando y el trabajo que estamos haciendo hoy es el tipo de trabajo que pretendemos seguir haciendo. Estoy convencido de que podemos seguir dirigiendo esta oficina de forma eficaz", ha dicho en una rueda de prensa para anunciar el desmantelamiento de una red de narcotráfico.
Sessions se ha desmarcado así de las declaraciones de Trump, que en una entrevista publicada el miércoles por el 'New York Times' afirmó que habría elegido a otra persona como fiscal general si hubiera sabido que Sessions se apartaría de la investigación sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales.
"Sessions cogió el trabajo, se metió en el trabajo y después se recusó, lo que, francamente, es muy injusto para el presidente", dijo Trump. "¿Cómo se puede coger un trabajo y luego recusarse? Si se hubiera recusado antes de cogerlo le habría dicho: 'gracias Jeff, pero no te voy a coger'", reveló.
El fiscal general fue uno de los principales apoyos de Trump durante la campaña electoral, pero se vio obligado a apartarse del caso sobre las conexiones rusas por una serie de informaciones periodísticas que revelaron que tuvo varios encuentros con el embajador ruso en Estados Unidos antes de la cita con las urnas.
Sessions designó a Robert Mueller como fiscal especial. Mueller trata de arrojar luz sobre los contactos que miembros del equipo de Trump, incluido su hijo mayor, tuvieron con oficiales rusos o personas cercanas al Kremlin durante la campaña electoral, un asunto que ya se investiga también en el Congreso.