Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serraj avisa de que "Libia carece de medios para luchar contra los flujos migratorios" y pide más ayuda a la UE

Mogherini dice que no es posible cerrar la ruta en el Mediterráneo y Tajani pide un acuerdo con Libia como el que se selló con Turquía
El primer ministro del gobierno de unidad de Libia, Fayez Serraj, ha avisado de que el país "carece de medios para luchar contra los flujos migratorios" y ha pedido a la Unión Europea más ayuda para atajar el problema, tras dejar claro que Libia "es un país de tránsito" de "inmigración irregular".
"Libia es un país de tránsito para esa inmigración irregular. Por eso nos dirigimos a los países europeos para que nos ofrezcan ayuda. Libia carece de medios para luchar contra esos flujos migratorios y para responder a las necesidades económicas, sociales, sanitarias, para garantizar servicios mínimos para esos inmigrantes", ha reclamado el primer ministro libio en una reunión en la Eurocámara.
"Libia se enfrenta a muchos problemas pero siempre ha dado importancia a la lucha contra la inmigración ilegal", ha dicho, dejando claro que es un fenómeno "extremadamente complejo".
El primer ministro libio ha pedido a la Unión Europea que "apoye" al Gobierno de unidad nacional libio en su petición a la ONU para "que levante el embargo" de armas al país "para poder luchar contra los flujos migratorios ilegales". "Queremos que la Unión Europea nos apoye en esa solicitud en Naciones Unidas", ha dicho.
Serraj ha recordado la situación "extremadamente vulnerable" en el país pero ha defendido los "esfuerzos" y "sacrificios" que ha hecho Libia "en la lucha contra la violencia y el terrorismo en Libia". "Así que nos gustaría pedir a la comunidad internacional que realice un esfuerzo para ayudarnos a continuar esos esfuerzos", ha dicho.
El jefe del Ejecutivo libio ha insistido en la necesidad de "impedir que embarcaciones no seguras salgan al mar" aunque ha insistido en el "trabajo enorme" de controlar mil kilómetros de costa y ha admitido que hay que atajar el problema del tránsito de inmigrantes "sobre todo en el sur de Libia". "Trabajamos con nuestros países fronterizos en el sur de Libia para reforzar los puestos de control fronterizos", ha explicado, admitiendo "el problema de tráfico de drogas, de traficantes de personas" que operan en la región.
"Estamos convencidos de que la forma de encontrar una solución a este problema para el desmantelamiento de las redes de tráfico de personas que atraviesan mi país y por una mejora de la situación de seguridad en los países de tránsito, así como los países de origen y un apoyo económico", ha resumido, insistiendo en la necesidad de invertir en desarrollar la económica y creación de puestos de trabajo en los países al sur de Libia porque personas sin trabajo "serían candidatos a la inmigración".
"Todas estas redes deben ser desmanteladas en Libia para que las víctimas no sean penalizadas dos veces", ha dicho.
También ha admitido que las autoridades libias quieren "tener mejores centros de acogida en Libia". "Estamos dispuestos también a firmar acuerdos bilaterales si fuera necesario para trabajar todos juntos y coordinar nuestros esfuerzos", ha explicado.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha dejado claro que hay que "tener más acceso" a estos campos, cuya situación es dramática y garantizar "la protección" de los inmigrantes y refugiados en los mismos, al tiempo que ha insistido en la necesidad de incidir en el retorno "voluntario" de los inmigrantes económicos en Libia a sus países de origen "en pleno respeto de los Derechos Humanos" a través del "sistema de la ONU".
La jefa de la diplomacia europea ha dejado claro en una rueda de prensa posterior que no es posible cerrar la ruta migratoria en el Mediterráneo, como ha propuesto Austria.
"Cerrar la ruta en el Mediterráneo Central es algo que no es viable ni es el objetivo político de la UE como tal", ha dicho, insistiendo en que Libia "es un país en crisis", sin "un Gobierno estable" que controle todo el país y necesita ayuda para estabilizarse. "Es vital apoyar a Libia", ha dicho, recordando que la UE ha aumentado su ayuda económica para Libia.
"No se puede cerrar la ruta marítima. Tienes la obligación moral y legal de salvar en el mar", ha recordado, insistiendo en que luego competerá determinar quién tiene derecho al asilo y quien deberá volver a sus países.
El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, ha defendido la necesidad de sellar "el mismo acuerdo con Libia" que con Turquía, que permitió reducir al 10% la llegada de refugiados a través del Egeo. "Tenemos que tener primero estabilidad en el país porque necesitamos un interlocutor único", ha dicho en rueda de prensa posterior al acto.