Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serbia, la imagen de la vergüenza europea

Serbia es hoy la imagen de la vergüenza europea, el reflejo de la indiferencia. Se calcula que podría haber más de 8.500 refugiados atrapados allí, y sólo hay 3.000 plazas en centros de acogida que puedan hacer frente al invierno. La mayoría ha escapado de Siria o Afganistán para quedar atrapados en un auténtico congelador. Se cobijan en naves abandonadas en condiciones infrahumanas. Los médicos han atendido ya a siete casos de congelación. Combaten el frío como pueden, quemando todo lo que está a su mano, algo que se ha convertido en una trampa. Porque se producen las infecciones respiratorias por el humo tóxico. También se repiten los enfermos de sarna y con parásitos. Es gente que se ha quedado durante meses sin ningún tipo de refugio. Estas personas piden unas condiciones de vida dignas a una Europa que mira para otro lado.