Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado de Estados Unidos aprueba una ley para limitar el espionaje de la NSA

Nueve de cada diez personas a las que espió la NSA eran simples usuarios de InternetInformativos Telecinco

El Senado de Estados Unidos ha aprobado este martes el proyecto de ley para acabar con la recolección de datos privados de ciudadanos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), poniendo así fin a la política surgida tras los atentados del 11-S.

Los legisladores han aprobado la llamada Ley de Libertad en Estados Unidos por 67 votos a favor --de republicanos y demócratas-- y 32 en contra, ratificando con ello la decisión de la Cámara de Representantes del pasado 13 de mayo.
Los senadores han dado el visto bueno al texto procedente de la Cámara de Representantes, después de que ésta advirtiera de que no aceptaría cambios, dando lugar a una inusual controversia entre los republicanos en una y otra sede legislativa.
La nueva ley obligará a la NSA a acotar la recolección de datos a través de las llamadas telefónicas, en un nuevo ajuste entre las exigencias de la seguridad nacional y el derecho a la intimidad de cualquier ciudadano.
"Estoy encantado de que el Senado finalmente haya aprobado la Ley de Libertad en Estados Unidos. Protege nuestra seguridad nacional y las libertades civiles. La firmaré en cuanto la tenga en mis manos", ha adelantado el presidente, Barack Obama, en su cuenta personal de Twitter.
El director de la NSA, el almirante Michael Rogers ya avanzó en una carta enviada a los líderes del Senado el pasado 20 de mayo que, una vez aprobada la ley, necesitarían un periodo de 180 días para aplicar todos los cambios.
Las actuaciones de la NSA han sido objeto de crítica desde que el ex analista Edward Snowden revelara en 2013 que contaba con un programa de recogida masiva de datos privados de ciudadanos estadounidenses y extranjeros, incluidos líderes internacionales.