Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las torturas de la CIA no sirvieron para llegar hasta Bin Laden

Presos en la prisión de Guantánamo. Foto: Reuterscuatro.com

Las torturas practicadas por la CIA como parte de su programa de detenciones e interrogatorios no fueron claves para conseguir la información de Inteligencia que permitió identificar al correo del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, y, con ello, llegar hasta él, según el informe difundido por la Comisión de Inteligencia del Senado.

"Una revisión de los archivos de la CIA ha revelado que la Inteligencia obtenida, así como la información considerada crucial o más valiosa sobre Abu Ahmad al Kuwaiti no estuvo relacionada con el uso de las técnicas de interrogatorio reforzado", dice el Senado.
La Comisión de Inteligencia ha conseguido documentar que casi desde el principio de la guerra contra el terror que lanzó el Gobierno de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 la CIA se centró en el círculo cercano de Bin Laden.
La CIA consiguió el número de teléfono de Al Kuwaiti el 1 de enero de 2002 y un año después consiguió una dirección de correo electrónico asociada a él, aumentando con ello su archivo documental sobre este miembro clave de Al Qaeda.
Pero no fue hasta 2002 cuando la CIA descubrió que Al Kuwaiti era uno de los hombres cercanos a Bin Laden y al 'cerebro' del 11-S, Jalid Seij Mohamed, información que obtuvo a través de detenidos en el extranjero.
Las pesquisas dieron un vuelco en marzo de 2003, cuando la CIA detuvo a Mohamed, gracias a la colaboración de los servicios de Inteligencia de Pakistán, y encontró en su ordenador portátil con varios correos electrónicos asociados con Al Kuwaiti.
El 'cerebro' del 11-S fue trasladado inmediatamente a uno de los "sitios negros" de la CIA en Polonia donde se le sometió a diversas técnicas de interrogatorio "reforzado". En concreto, sufrió hasta 183 veces 'waterboarding' (ahogamiento simulado).
A pesar de ello, cuando fue interrogado sobre el correo de Bin Laden, Mohamed restó importancia al papel que jugaba en la organización terrorista y dio un nombre falso para desviar la atención de Al Kuwaiti.
La pista sobre Bin Laden
La única información que proporcionó Mohamed gracias a la tortura fue que este correo había trabajado para otro miembro de Al Qaeda, Hasán Gul, que fue detenido en 2004 y reveló la importancia de Al Kuwaiti, pero sin interrogatorios "reforzados". "Cantó como un pájaro", dijo al inspector general de la CIA uno de sus agentes.
Gul fue quien dio la clave para hallar a Bin Laden. Explicó que "su aparato de seguridad era mínimo y que vivía en una casa con una familia en alguna parte de Pakistán". Además, especuló con que Al Kuwaiti sería el responsable de llevarle todo lo que necesitaba.
A pesar de que había proporcionado esta información, Gul fue trasladado a otro "punto negro" de la CIA en Rumanía. "Durante y después del uso de las técnicas de interrogatorio reforzado no dio más información sustancial sobre Al Kuwaiti", de acuerdo con el Senado.
No fue hasta siete años después cuando la CIA se cercioró de la importancia de Al Kuwaiti y puso en marcha un operativo de localización y seguimiento para que les condujera hasta la vivienda de Abbottabad donde Bin Laden fue abatido por las fuerzas especiales estadounidenses la madrugada del 2 de mayo de 2011.