Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado de EEUU acuerda autorizar la intervención militar en Siria

Barack ObamaReuters

Los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos han llegado este martes a un acuerdo para autorizar al Gobierno de Barack Obama que intervenga militarmente en Siria contra el régimen de Bashar al Assad. Según fuentes consultadas por el diario estadounidense 'The Washington Post', el grupo legislativo ha redactado un borrador en el que autoriza al Gobierno a usar la fuerza militar contra el régimen de Al Assad, tal y como había solicitado Obama.

Sin embargo, el texto limita la intervención militar a un máximo de 90 días, con un periodo inicial de 60 días, prorrogable por otros 30 días con una nueva autorización del Congreso, aunque solamente bajo determinadas circunstancias.
Además, el documento prohíbe expresamente el despliegue de tropas estadounidenses en territorio sirio. No obstante, de acuerdo con estas fuentes, contempla el envío de una "pequeña misión de rescate" para situaciones de emergencia.
A pesar de la autorización para usar la fuerza militar, también impone a la Casa Blanca la obligación de presentar ante el Congreso, en un plazo de 30 días tras la aprobación de este proyecto de ley, una solución diplomática para acabar con la violencia en el país árabe.
El presidente del Comité de Relaciones Exteriores, Robert Menéndez, ya había adelantado que "probablemente" llegarían a un acuerdo a ultima hora del martes, por lo que el borrador se podría votar el miércoles por la mañana (por la tarde en España).
Por su parte, el líder de la mayoría demócrata en la cámara alta, Harry Reid, ha confiado en que el Senado apruebe este texto a principios de la próxima semana, de acuerdo con las fuentes consultadas por el 'Washington Post'.
De ser así, el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, tendrá que redactar su propio borrador sobre el asunto y enviarlo al pleno para su aprobación definitiva.
Una vez aprobados los dos textos en las sedes legislativas, los líderes del Congreso tendrán que conciliar las dos versiones. Cuando el proyecto de ley reciba el visto bueno de ambas cámaras, será enviado a Obama para su sanción.
El Congreso ha entrado en receso esta semana, por lo que, a pesar de que las comparecencias de miembros del Gobierno siguen ante los comités de Relaciones Exteriores, se espera que sea a partir del próximo lunes cuando la sede legislativa tome una decisión definitiva.
PROPUESTA GUBERNAMENTAL
El pasado fin de semana, el presidente estadounidense envió su propio proyecto de ley al Congreso para llevar a cabo una intervención militar en respuesta al supuesto uso de armas químicas contra la población civil por parte del régimen de Al Assad.
Obama se ha reunido hoy con los líderes del Congreso para pedirles una votación rápida, asegurando que será una intervención militar "limitada para degradar las capacidades de Al Assad", por lo que no repetirá los errores de las guerras de Irak y Afganistán.
Sin embargo, el secretario de Estado, John Kerry, ha considerado que la autorización del Congreso no debería descartar el envío de tropas a Siria. "No quiero sacar de la mesa una opción que podría estar disponible con el objetivo de asegurar a nuestro país", ha explicado.
ESCALADA DE TENSIÓN
Debido al bloqueo en el Consejo de Seguridad, máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas, Estados Unidos y sus aliados han comenzado a plantearse la posibilidad de intervenir militarmente en Siria sin el visto bueno de la organización internacional.
De momento, Estados Unidos solamente cuenta con el apoyo expreso de Francia, cuyo presidente, François Hollande, ha expresado su disposición a formar parte de una "amplia coalición internacional" para evitar que la "masacre química" en Siria quede impune.
En cambio, Reino Unido ha descartado su participación en una eventual intervención militar en Siria tras el rechazo de la Cámara de los Comunes --con una mayoría de 13 votos-- a la propuesta del Gobierno de David Cameron en este sentido.
ATAQUE QUÍMICO
Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.
Este supuesto ataque químico ha activado el engranaje de la política internacional permitiendo que, tras meses de espera, finalmente un grupo de expertos de Naciones Unidas llegara a Siria para investigar estas denuncias sobre el terreno.
El Gobierno sirio ha dado su visto bueno, permitiendo el acceso irrestricto de los expertos de la ONU a todo el territorio, a pesar de que hasta ahora se había negado a que investigaran también las denuncias de la oposición.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido calma a la comunidad internacional para permitir que los inspectores completen su trabajo. El grupo de expertos abandonó territorio sirio el pasado fin de semana y se espera que presente sus conclusiones en los próximos días.