Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad de la ONU exige al Ejército de Gambia que abandone la sede de la Comisión Electoral

Los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han pedido este viernes al Ejército de Gambia que abandonen la sede Comisión Electoral Nacional, que fue tomada por los militares esta semana, en un momento de tensión después de que el presidente saliente, Yahya Jamé, rechazara los resultados de los últimos comicios.
El embajador adjunto de España ante la ONU, Juan Manuel González de Linares, tras una sesión a puerta cerrada del consejo sobre la consolidación de paz en África Occidental, ha explicado que entre los miembros existe una importante preocupación por el despliegue militar en la sede electoral.
En este contexto, González de Linares ha señalado que el consejo ha solicitado a la Unión Africana y a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) que continúen sus esfuerzos para evitar que se deteriore la situación en el país.
Asimismo, ha pedido al presidente saliente que coopere con ambos organismos, así como con el representante de la Secretaría General de la ONU en Gambia, Mohamed Chambas, en el traspaso de poderes.
Por otra parte, también el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha advertido de que el aumento de presencia militar en puntos de todo el país hace que aumenten los riesgos de agudizar el actual clima de intimidación y hostigamiento en el país africano.
Al Hussein ha recordado que los ciudadanos deben ejercer sus derechos de libertad, reunión pacífica, asociación y libertad de expresión, sin ningún tipo de intimidación.
La Comisión Electoral de Gambia declaró el triunfo del líder opositor, Adama Barrow, en las elecciones celebradas el pasado 1 de diciembre por 227.708 votos (un 43 por ciento) frente a los 208.487 sufragios (un 40 por ciento) conseguidos por Jamé.
Aunque en un principio reconoció su derrota electoral e incluso se ofreció a ayudar a su rival, el entonces opositor y ahora presidente electo, Adama Barrow, con la transición, un día después se retractó y rechazó los resultados oficiales "en su totalidad" porque las pesquisas de su equipo han revelado "errores inaceptables".