Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de Seguridad General de Dubai responsabiliza a las autoridades afganas del atentado en Kandahar

El jefe de Seguridad General del emirato de Dubai, Dahi Jalfan, ha responsabilizado este lunes a las autoridades afganas del atentado perpetrado la semana pasada en la localidad de Kandahar, en el que murieron doce personas, entre ellas cinco emiratíes.
El doble atentado fue perpetrado una reunión entre políticos afganos y diplomáticos emiratíes. Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha indicado que los cinco fallecidos "estaban en una misión para llevar a cabo proyectos humanitarios, educativos y de desarrollo en Afganistán".
Entre los 16 heridos en el ataque figuran el embajador de EAU, Yuma Mohamed Abdulá al Kaabi, el gobernador de Kandahar, Hamayun Azizi, y otro enviado emiratí del que no ha trascendido la identidad.
El asesor de seguridad nacional de Afganistán, Mohamad Hanif Atmar, apuntó a "elementos extranjeros" como responsables del doble atentado.
Sin embago, Jalfan ha destacado que "los oficiales de seguridad afganos son directamente responsables del incidente (...) porque los explosivos fueron colocados en un lugar al que la gente sólo puede pasar tras un control de seguridad".
"El ataque es traición, ya que la explosión tuvo lugar en el edificio. Hubiera sido otra cosa si el ataque hubiera sido lanzado desde el exterior", ha agregado, en un mensaje publicado en la red social Twitter, tal y como ha recogido la cadena de televisión afgana Tolo TV.
Los talibán negaron cualquier implicación en el ataque de Kandahar. "El incidente (...) es una disputa interna de los enemigos, no conectada con los muyahidín", sostuvo Qari Yusuf Ahmadi, uno de los portavoces del grupo.
El atentado fue ejecutado horas después de un doble atentado ejecutado frente a la sede del Parlamento afgano en la capital, Kabul, que se ha saldado con 38 muertos y más de 80 heridos.
En este caso, los talibán se atribuyeron la autoría del doble atentado, señalando que el objetivo fue un minibús que transportaba a personal gubernamental.