Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segundo ataque terrorista en Reino Unido en dos meses

Hace tan solo dos meses el terror ya estremeció al Reino Unido con el atropello masivo en el puente de Westminster, en pleno corazón de Londres. Hubo seis muertos y 29 heridos. Uno de los fallecidos fue el propio atacante con vínculos yihadistas. Era un británico, de 52 años que, tras chocar contra la valla del Parlamento británico, se bajó del coche y apuñaló a un policía que intentó desarmarle.

Dos años antes, en 2013, el horror también sobrecogió a la capital. Al grito de "Alá es grande" dos jóvenes sembraron el pánico en el sur de la ciudad tras matar a machetazos a un soldado británico en plena calle.

Aunque no tiene la dimensión del sangriento atentado que sacudió al mundo el 7 de julio de 2005 cuando cuatro terroristas suicidas detonaron sus explosivos en los vagones del metro y en un autobús matando a 56 personas, incluido ellos, y dejando más 700 heridos.

Desde entonces Europa se ha convertido en un objetivo terrorista. Con los ataques de París en la sala Bataclán y al semanario Charlie Hebdo, las bombas en el aeropuerto y metro de Bruselas o los atropellos masivos con un camión en Niza, Berlín y Estocolmo. Sin olvidar los atentados del 11 M en Madrid de 2004.