Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seguimiento desigual del paro cívico convocado por la oposición venezolana contra la Asamblea Constituyente

Los barrios de Caracas de mayoría chavista intentan demostrar normalidad en el primero de los dos días de huelga
La primera jornada del 'paro cívico' convocado por la oposición venezolana, en protesta contra las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente convocadas por el oficialismo para el próximo domingo, se ha saldado con un seguimiento desigual, aunque en el este de Caracas, de mayoría antigubernamental, las calles han permanecido semidesiertas tras el cierre de casi la totalidad de los comercios.
En el centro de la capital han cerrado grandes superficies comerciales, así como de parte del comercio privado, aunque muchos otros establecimientos sí han abierto las puertas.
La situación es distinta en el oeste de Caracas, plaza fuerte del oficialismo, donde la mayoría de los negocios han abierto, aunque sí se observan algunas persianas cerradas. El funcionariado parece haber acudido a sus puestos de trabajo en masa.
La protesta se sigue "a cabalidad", según el diputado opositor Carlos Paparoni."Sólo 96 horas separan al país del domingo. 96 horas de las cuales 48 pedimos que fueran de paro y el viernes Toma de Caracas. Sin importar qué pase en Venezuela, el día lunes comienza un cambio en el país", ha añadido el parlamentario.
Las calles del sector Altamira, de mayoría opositora, han amanecido este miércoles repletas de barricadas, imposibilitando el tránsito de vehículos.
La mayoría de las calles de la zona han sido bloqueadas por manifestantes opositores que lanzan consignas contra la Asamblea Nacional Constituyente, contra el presidente Nicolás Maduro, y contra la Guardia Nacional Bolivariana.Los 'trancones', como se les llama en Venezuela, están construidos a base de árboles arrancados, mobiliario urbano, cadenas de hierro, basura y neumáticos quemados, y otros con simples cuerdas.
"La Constituyente va a crear un país donde nadie pueda protestar y todos los poderes van a pasar a ser ejercidos por las personas que se arroguen a ella. No ha sido pedida por el pueblo y van a elegir a gente a dedo", ha afirmado Boriz Zúñiga, comerciante y participante en el paro cívico. "Hace falta el diálogo. Nadie puede cerrarse a eso. Pero no puede ser de gente que no escucha", ha añadido en declaraciones a Europa Press.
DETENCIONES Y CHOQUES
Se han contabilizado 13 detenciones en las primeras horas del paro cívico en diversos estados del país. Los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad han sido de menos intensidad en Caracas, al menos en comparación con anteriores jornadas de protesta. También hay menos gente en las barricadas.
"Mi hijo está actualmente detenido por participar en las protestas. Mi hija le acaba de llevar comida a la cárcel porque no tienen ni para darles de comer", ha explicado Betty Zamora, peluquera.
"Lo que pasa aquí no es que las cosas estén caras. Están a su precio normal. El problema es que la gente no gana lo suficiente para cubrir sus necesidades. Los ingresos tendrían que ser diez veces más de lo que hay ahora para que podamos vivir de una manera normal", ha añadido.
Hasta 13 países de la Organización de Estados Americanos, entre los que se encuentran Colombia, Argentina, México, Estados Unidos y Brasil, han ratificado este miércoles un llamamiento a la cancelación de elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente.
"Implicaría el desmantelamiento definitivo de la institucionalidad democrática", ha señalado Jesús Sierra Victoria, representante de Panamá y encargado de hacer público el pronunciamiento.
"Quieren eliminar la propiedad privada. Si la Constituyente va, entraremos en un comunismo descarado del que no vamos a poder salir. Nos van a robar el futuro a todos. Nos van a decir qué vamos a comer y qué vamos a comprar. Va a ser un sistema dictatorial como Cuba", ha apuntado la estudiante Daisy Moreno.
LA PARTE CHAVISTA
El oficialismo ha calificado el paro cívico convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) como un fracaso en todo el territorio nacional. "La derecha anda enloquecida. Ellos quieren la violencia en el país, pero hay un pueblo que quiere paz y tranquilidad, es por ello que la Asamblea Nacional Constituyente es la única vía para que se pueda lograr la paz", ha señalado el líder chavista Diosdado Cabello.
En el barrio 23 de enero, bastión oficialista, la mayoría de comercios estaban abiertos. "Nunca se había visto que los ricos protesten en contra de un Gobierno, es inédito. Que salgan a quemar negocios y a quemarse entre ellos. Aquí se vive distinto, tranquilo, mejor. Hay gente trabajadora. Parando un país no se sale adelante", ha declarado el seguidor chavista Sergio Manrique.
La jornada de paro cívico concluirá en la noche de este jueves y será seguida por la "Toma de Caracas", una manifestación que la oposición espera que sea masiva.