Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children resalta que refugiados y desplazados serían el 21 país más grande del mundo

Su población es la que más rápido crece y la mitad de su 'habitantes' son menores de 18 años
En el mundo hay actualmente 65,3 millones de personas desplazadas a la fuerza, entre refugiados y desplazados forzosos, una cantidad que de conformar su propio le convertiría en el 21 más grande del mundo en términos de población, según el último informe de Save the Children, en el que se analiza cómo sería ese país.
El informe 'Forzados a huir: Dentro del 21º país más grande', la ONG explica que la población de ese país estaría conformada por 21,3 millones de refugiados, 40,8 millones de desplazados internos y 3,2 millones de solicitantes de asilo y alerta de que dado que es la población que crece más rápidamente en el mundo, si sigue a este ritmo para 2030 sería en el quinto país más grande del mundo.
La mitad de las personas que viven en este hipotético país tiene menos de 18 años, convirtiendo a su población en una de las más jóvenes del mundo, mientras que en lo relativo a la educación quedaría el cuarto por la cola en cuanto educación primaria y casi el último en lo que se refiere a educación secundaria.
Más de la mitad de los niños refugiados en edad para ir a la escuela primaria y el 75 por ciento de los adolescentes que deberían cursar educación secundaria no tienen acceso a ningún tipo de educación, según el informe.
Además, según Save the Children, sería un país entre los lugares más peligrosos del mundo para vivir, en el que el matrimonio infantil es una de las prácticas dañinas que más se ejercen entre su población y demasiados niños mueren por causas evitables como la malaria o la neumonía.
El 21 país sería un país predominantemente urbano ya que, de acuerdo con los datos de ACNUR recogidos en el informe, a finales de 2015 el 60 por ciento de los refugiados y el 80 por ciento de los desplazados internos vivían en asentamientos urbanos.
CONTRIBUIR AL CRECIMIENTO
Sin embargo, no todos los indicadores analizados son de carácter negativo ya que los refugiados y las personas desplazadas podrían contribuir al crecimiento económico de los países que les acogen, ha defendido Save the Children.
Así, ha destacado que si la población del 21 país recibiese un acceso adecuado al empleo podría posicionarse como la 54 economía más grande del mundo. Según los cálculos hechos por la ONG, tendría un PIB de 145.000 millones de dólares.
"El hecho de imaginar a todas las personas desplazadas como habitantes de un país reconoce su valor como miembros en igualdad de condiciones de una sociedad", ha resaltado el director general de Save the Children, Andrés Conde.
"El número de familias forzadas a huir de sus hogares en busca de seguridad continúa alcanzando cifras récord. Es hora de entablar discusiones serias acerca de cómo ayudar a estas familias a integrarse y empezar a reconstruir su futuro", ha añadido.
Por ello, con el fin de asegurar un mejor futuro para los niños y familias de este 'país', Save the Children ha hecho un llamamiento a los líderes mundiales para que adopten un plan de acción que incluya velar porque ningún niño refugiado esté fuera del colegio durante más de 30 días tras cruzar una frontera internacional y garantizar que todos los niños refugiados tengan acceso a una educación de calidad en 2018.
Asimismo, les pide que establezcan un diálogo de alto nivel sobre las personas desplazadas internas en 2017 y que se aumenten las oportunidades de empleo para los refugiados y las familias desplazadas.
También ha reclamado asegurar una mayor financiación humanitaria y garantizar que los fondos de desarrollo van destinados también a las necesidades de la población desplazada y educar a las comunidades desplazadas sobre leyes vigentes y políticas en materia de refugiados, además de incluir a ésta en la planificación y programa de desarrollo nacional.