Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children denuncia que más de 350.000 niños viven atrapados en el oeste de Mosul

El aumento de la violencia en la ciudad iraquí de Mosul ha provocado que más de 350.000 niños se encuentren atrapados en el oeste de la localidad, que continúa bajo el control del grupo terrorista Estado Islámico, según ha denunciado la ONG Save the Children, que ha alertado de que los civiles corren el riesgo de ser ejecutados.
La organización ha señalado que los enfrentamientos entre los milicianos y los miembros de las fuerzas iraquíes, que avanzan en el marco de la ofensiva puesta en marcha a finales de 2016 para recuperar la zona, podrían poner en peligro la vida de los menores.
Save the Children ha instado al Gobierno de Irak y a sus aliados a tomar medidas para minimizar el riesgo de la población civil y garantizar el acceso a rutas seguras para facilitar que la población abandone la ciudad.
Varias agencias de ayuda humanitaria estiman que al menos 750.000 civiles, de los cuales la mitad son niños, se encuentran fuera del alcance de las organizaciones y carecen de acceso a los servicios más básicos.
Los puentes que unían ambos extremos de la ciudad han sido destruidos y las principales vías comerciales hacia el oeste de Mosul están cortadas, según ha indicado Save the Children, que ha advertido de que no existen rutas seguras para los residentes de las zonas que continúan bajo el control de los terroristas.
"NO HAY NADA PARA LOS NIÑOS"
"Mi familia está en el oeste de la ciudad y está atrapada. No tienen nada para comer ni beber. No hay nada para los niños, los mercados están vacíos y los suministros se han agotado prácticamente todos", ha aseverado Mahmoud, un médico que se encuentra en el este de la ciudad.
"El peligro para los que tratan de huir es enorme. Si los milicianos ven a una familia intentando escapar, los matará. Traté de llegar a un acuerdo con un traficante para traer a mis familiares y sacarlos de allí, pero se negó a hacerlo tras ver morir a una familia de nueve personas que trataba de escapar", ha manifestado.
"Los niños están atrapados sin posibilidad de escapar. Hasta ahora, casi la mitad de las víctimas mortales en este conflicto son civiles. A un niño no le importan de dónde vengan las bombas, lo que le importa es dónde aterricen. Ahora mismo, miles de menores siguen atrapados", ha señalado el director de Save the Children en Irak, Maurizio Crivallero.
La organización, que proporciona ayuda psicológica a los niños que han logrado huir de Mosul y de otras zonas controladas por Estado Islámico, ha puesto en marcha una serie de medidas para distribuir suministros y restaurar los servicios educativos y sanitarios en las zonas recién recuperadas por las fuerzas iraquíes.