Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children alerta de que casi la mitad de los muertos en Alepo son niños

La mitad de las víctimas mortales en los ataques aéreos que han tenido lugar recientemente en el este de la ciudad siria de Alepo son niños, según ha denunciado este lunes la ONG Save the Children, que ha señalado que el 43 por ciento de los heridos que fueron ingresados este fin de semana en los hospitales de la zona son menores de edad.
Más del 50 por ciento de los muertos en los últimos ataques llevados a cabo contra zonas rebeldes en la ciudad son niños, que fallecen principalmente debido a la escasez de medicamentos y equipamiento médico básico, según ha señalado la ONG siria Shafak.
El médico Abu Rajab, que trabaja en una de las zonas sitiadas, ha explicado que de los 67 pacientes que llegaron el sábado al hospital 29 eran niños. Según fuentes médicas, cinco de ellos perdieron la vida al no poder recibir respiración asistida. "Los hospitales están completamente llenos de heridos y no para de morir gente, la mayoría mujeres y niños", ha indicado Rajab.
"Los pacientes están en el suelo y muchos de ellos necesitan oxígeno y respiración asistida. Hay una gran escasez de medicamentos y equipamientos, y el personal médico está agotado porque trabaja por encima de sus capacidades", ha aseverado.
FALTA DE PROTECCIÓN
"Pedimos, a través de la plataforma del Consejo de Seguridad de la ONU, que se detengan los ataques aéreos en Alepo", ha instado el médico sirio en relación con la sesión de emergencia sobre Alepo convocada por el Consejo de Seguridad. Según la ONG, en junio había al menos 100.000 niños atrapados en el este de Alepo.
La directora de Save the Children, Sonia Khush, ha denunciado que la "infancia en Alepo se enfrenta a una espantosa atrocidad" y que "la falta de protección de los niños perseguirá a la comunidad internacional durante décadas".
"El Consejo de Seguridad de la ONU tiene la oportunidad de corregir su error y evitar más sufrimiento. Deben establecer un alto el fuego inmediato y permitir que organizaciones como Save the Children puedan traer alimentos, agua potable y suministros básicos", ha aseverado Khush.