Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children vuelve a puerto tras salvar a 2.600 personas en el Mediterráneo con el Vos Hestia

Advierte de un "flujo mucho más constante" de barcazas en noviembre y promete volver "lo antes posible" con su buque de rescate
Save the Children ha completado con el buque 'Vos Hestia' su primera campaña de rescate en el mar Mediterráneo, con la que ha logrado salvar a unas 2.600 personas, incluidos unos 600 niños, desde septiembre hasta finales de noviembre, un mes en el que la organización no gubernamental ha observado un "flujo mucho más constante" de barcazas hacia Europa en relación a las salidas del año anterior.
"Han sido nueve operaciones de búsqueda y rescate, y no es tan lineal como llegar y hacer un rescate y la vuelta; una operación de rescate, desde el momento en que salimos de Sicilia hasta el momento en que retornamos a tierras italianas, puede implicar que cuando llegamos y hacemos un rescate hay otro barco que está volviendo a Sicilia para mantener la capacidad de transporte. Nosotros transferimos la gente a otro barco y seguimos en la zona", ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el líder del equipo de Save the Children a bordo del buque 'Vos Hestia', Roger Alonso.
Tras precisar que cada una de las operaciones del buque puede implicar "dos o tres rescates" con transbordos de personas de otros barcos, Alonso ha señalado que el 'Vos Hestia' llegó la semana pasada a puerto y que ahora, además de invernar, será sometido a proceso de mejora para poder retomar "más preparado" las operaciones en el Mediterráneo en 2017.
"El total de esas nueve operaciones han sido 2.600 personas, con 600 niños", ha señalado. El jefe del equipo embarcado de Save the Children ha contado que el personal de la ONG se ha encontrado con historias muy duras y con algunas situaciones muy complejas.
"Uno de los momentos más duros ha sido con dos niños de nueve y cuatro años cuya madre pereció antes de que llegáramos al rescate. La madre perdió el conocimiento en la barca, inhaló agua y, cuando llegamos a rescatar la barca, ya llevaba una hora o un poco más muerta", ha explicado.
UN FUNERAL A BORDO PARA LA MADRE DE DOS NIÑOS RESCATADOS
El personal de Save the Children les explicó a los niños que su madre había fallecido en la travesía y organizó un funeral a bordo del buque. "Los compañeros del equipo médico prepararon el cuerpo como si fuera una funeraria. Las compañeras de protección de infancia estuvieron hablando con los niños y les acompañaron para ver a la madre. Organizamos una pequeña plegaria con otra personas de Malí, que eran de allí en este caso... Procedimos a hacer lo mejor posible un funeral a bordo. Perdieron a su madre en el viaje y para nosotros es complicado cómo decirles a una niña de nueve años y a un niño de cuatro que su madre ha fallecido", ha relatado.
Alonso ha afirmado que el mes de noviembre ha sido "un poco complicado" porque ha habido "más riesgos" con las embarcaciones que han salido al mar. "Se han tomado más riesgos: han salido barcas con condiciones de mar que no eran las adecuadas y, por eso, se han hundido muchas barcas. Además son barcas reparadas, no son barcas nuevas y se hunden con mucha más facilidad. La previsión es que durante los meses de invierno salgan muchos menos barcas", ha indicado.
Alonso ha recordado que en noviembre de 2015 fueron rescatadas unas 3.000 personas y que el mismo mes este año "se han rebasado las 10.000" y ha confiado en que los traficantes de personas mantengan "un poquito de dignidad y de humanidad" y no sigan "mandando" barcas "con las condiciones de mar de invierno".
AUMENTAN LAS LANCHAS NEUMÁTICAS PARCHEADAS, MÁS PELIGROSAS
Tras señalar que en los últimos rescates observaron que las embarcaciones utilizadas eran lanchas neumáticas "parcheadas", que son mucho más peligrosas por el riesgo de hundimiento, el responsable de Save the Children ha asegurado que uno de los momentos más duros de la campaña de la ONG en el mar llegó en un rescate en octubre, cuando varios compañeros tuvieron que recuperar más de 20 cadáveres en una embarcación.
"Cuando se vierte combustible en la barca y se mezcla con el agua salada hace una combustión química que literalmente quema la piel de las personas. Tuvieron que afrontar una extracción de más de 20 cuerpos en unas condiciones muy duras y fue una situación muy complicada", ha indicado.
El jefe del equipo de Save the Children en el 'Vos Hestia' ha contado que el buque va a ser sometido a "algunas modificaciones" en invierno y que su objetivo es "volver lo más rápido posible", en "marzo o abril" de 2017, para poder seguir rescatando a personas.
Alonso ha subrayado que la respuesta en el Mediterráneo tiene que pasar por garantizar "un pasaje seguro" para aquellos que intentan llegar hasta Europa. "Lo que estamos es intentando que ningún niño muera en el Mediterráneo pero la solución no es esta. Hay que garantizar un paso seguro, que la gente tenga acceso a visados y pueda llegar sin tener que arriesgar la vida cruzando el Mediterráneo", ha dicho.
En este sentido, ha señalado que Save the Children aporta "el valor añadido" de que lleva en Italia "más de ocho años trabajando en tierra" con los desembarcos de inmigrantes y refugiados, atendiendo a cuatro áreas: la reunificación familiar de los que llegan, la "entrada más segura posible" para los menores no acompañados, la atención a las personas que han sido víctimas de tortura y las personas en riesgo de explotación laboral y sexual.
Sobre la dotación del 'Vos Hestia', ha explicado que el buque tiene una tripulación de catorce personas, con cuatro rescatadores y un equipo de Save the Children de doce personas, incluidos el responsable del equipo, dos enfermeros, un médico, dos especialistas de protección de la infancia y de las personas, dos mediadores culturales, dos logistas y dos personas de comunicación.
Por último, Alonso ha hecho hincapié en la importancia que han tenido las donaciones privadas para poder llevar a cabo la campaña de rescates con el buque 'Vos Hestia' y ha dejado claro que, sin ese respaldo, el trabajo no habría sido posible.
"Agradecer a la gente que ha contribuido al proyecto, un proyecto que está financiado por aportaciones privadas, prácticamente en su totalidad y sin ellos no sería posible. Hace falta ese apoyo porque es una operación compleja y cara, un barco no es barato. Sin el apoyo de la gente, hubiera sido imposible salvar esas vidas", ha concluido.