Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos tratará de recuperar la confianza en las zonas de concentración de las FARC con su 'Plan de 100 días'

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha anunciado este jueves su denominado 'Plan de 100 días' en el que buscará, durante algo más de tres meses, recuperar la confianza en las zonas de concentración de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el marco del posconflicto tras alcanzar un acuerdo con la guerrilla.
Tras un encuentro con las autoridades locales y regionales celebrado en el departamento de Arauca, Santos ha anunciado este plan, con el que pretende obtener resultados en las zonas veredales donde se concentrarán los guerrilleros para iniciar el cese bilateral de fuego y el desarme.
Según recoge la emisora Caracol Radio, con este proyecto el presidente colombiano tratará de restaurar la confianza de las comunidades que acogerán a los guerrilleros.
El plan incluye, entre otros temas, programas para cultivadores y no cultivadores de mata de coca, mejora de infraestructura vial rural con participación de las comunidades, reforzamiento de la infraestructura educativa, de salud y de servicios públicos, mejora de vivienda en zonas veredales y electrificación rural.
Asimismo, ha señalado que el desminado humanitario se realizará, de forma prioritaria, en los municipios de Mesetas, San Vicente del Caguán y Briceño, en los departamentos de Meta, Caquetá y Antioquia, respectivamente.
"Es un plan que hemos denominado 'Plan de 100 días' y pretendemos ver los cambios rápidos para generar la confianza en los municipios donde se ubican los 26 Puntos y Zonas de Transición y Normalización", ha señalado Santos.
El pasado 2 de octubre, los colombianos optaron por el 'no' en el plebiscito convocado para ratificar el acuerdo sellado en un principio entre ambas partes, haciendo fracasar un primer intento de aplicar un texto que pusiera fin a más de medio siglo de conflicto en el país, para obligar a ambas partes a publicar un nuevo documento que finalmente fue aprobado por las instituciones y no en consulta popular.