Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos da "la bienvenida a la democracia" a las FARC tras la firma del acuerdo de paz de Colombia

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha dado la bienvenida "a la democracia" a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), minutos después de sellar el histórico acuerdo que pone fin a más de medio siglo de conflicto en el país.
Dirigiéndose a los invitados al acto de la firma del acuerdo de paz, que se celebra en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, Santos ha señalado que el día de hoy tanto Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', como los miembros de la guerrilla "emprenden su viaje de camino a la sociedad", en el que formarán un "movimiento político sin armas".
"Y como jefe de Estado, de la patria que todos amamos, les doy la bienvenida a la democracia", ha asegurado el presidente del país, en una jornada histórica no sólo para el país sino para toda la región.
Santos ha definido la decisión de las FARC de sumarse a un diálogo para poner fin al conflicto como la "decisión más inteligente y valiente" que pudieron tomar. "En buena hora entendieron el llamado de la historia", afirmó el mandatario, ante las miles de personas que han aplaudido a la firma del acuerdo.
Si bien ha recordado que no desde su formación no están "y nunca" estarán de acuerdo con las FARC-EP "sobre el modelo político o económico" que debería haber en Colombia, se ha comprometido a "defender con toda la determinación su derecho a expresar sus ideas dentro del régimen democrático". "Porque esa es la esencia de la libertad dentro de un Estado de derecho", ha remachado.
Asimismo, ha reconocido a "aquellos que fueron por muchos años" sus mayores adversarios por su dignidad en las negociaciones de paz, que se han desarrollado durante los últimos cuatro años en La Habana (Cuba).
"Nadie como yo, desde el Ministerio de Defensa y la Presidencia de la República, los combatió cuando la dinámica la guerra lo exigió", ha indicado, antes de reconocer, no obstante, que han sido "dignos negociadores" y que han trabajado con "seriedad y voluntad, sin las cuales hubiera sido imposible llegar a este momento".
Santos ha asegurado que desde ahora se recordará Cartagena de Indias --donde tiene lugar el acto-- como el lugar donde se firmó "el acuerdo más importante" para el país, acuerdo que, ha recordado, ha sido saludado por toda la comunidad internacional como la mejor noticia posible, en medio de un mundo conmocionado por los conflictos y el terrorismo.
En este sentido, ha afirmado que con este pacto, que es una declaración de que el país se ha cansado de la guerra, Colombia tiene una "segunda oportunidad".
PLEBISCITO POR LA PAZ
Durante su intervención, Santos ha recordado que los colombianos podrán refrendar el próximo domingo, 2 de octubre, el acuerdo firmado este lunes, y ha pedido que opten por "dejar atrás un pasado triste".
"Cada colombiano tendrá un poder inmenso, el poder de salvar vidas, de dejar a sus hijos un país tranquilo donde crezcan sin miedo", ha señalado el mandatario, indicando que en la consulta se podrá escoger "entre el sufrimiento del pasado y la esperanza del futuro".
Si bien ha reconocido que el acuerdo no es perfecto --porque, ha señalado, "todo pacto de paz es imperfecto"--, Santos ha asegurado que prefiere "un acuerdo imperfecto que salve vidas a una guerra que siga sembrando muerte".
El presidente colombiano ha agradecido a los países garantes --Noruega y Cuba--, así como a la comunidad internacional y ha dedicado su mayor reconocimiento "desde el fondo del alma", al equipo negociador del Gobierno. "Colombia está en deuda con ustedes".
"Colombianos, ¡cesó la horrible noche!", ha concluido el presidente, para dar paso a un 'Himno de la alegría' acompañado de los aplausos de los asistentes.