Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven negro abatido por la Policía en Saint Louis murió de un disparo en la espalda

El joven negro abatido por la Policía en Saint Louis murió de un disparo en la espaldaREUTERS

El joven negro que murió el miércoles abatido por la Policía en Saint Louis (Misuri) recibió un disparo por la espalda, según la autopsia realizada al cadáver de Mansur Ball-Bey y que la Policía no considera decisiva para establecer que los agentes se excedieron.

El incidente se produjo cuando las fuerzas de seguridad procedían a realizar un registro en una vivienda. Dos jóvenes negros escaparon del inmueble por la puerta trasera, lo que desencadenó una persecución que concluyó en un callejón.
Según la versión policial, uno de los sospechosos apuntó con un arma a los policías, que dispararon varias veces y mataron a Ball-Bey. Fuentes policiales citadas por el periódico 'St. Louis Post-Dispatch' han confirmado que la autopsia atribuye la muerta un disparo por la espalda.
El jefe de la Policía de Saint Louis, San Dotson, ha aclarado que las investigaciones continúan. "Que recibiese un disparo por la espalda no quiere decir que estuviese huyendo", ha apuntado, haciendo hincapié en que "todavía" no se saben las circunstancias exactas.
"Lo que sé es que dos agentes estuvieron implicados y realizaron disparos --un total de cuatro entre ambos--, pero no sé exactamente dónde estaban y no lo sabremos hasta escuchar sus declaraciones", ha añadido Dotson.
Un abogado de la familia del fallecido, Jermaine Wooten, ha explicado que tanto testigos como parientes le han confirmado que el joven no iba armado. Sin embargo, fuentes policiales han asegurado que la pistola con la que Ball-Bey habría apuntado a los agentes tiene huellas y restos de ADN.
PROTESTAS
El tiroteo desencadenó una serie de protestas contra la Policía en la que se produjeron actos de vandalismo. La muerte de Ball-Bey, al margen de sus circunstancias, suma un nuevo capítulo de tensión a las relaciones entre la sociedad y las autoridades en Saint Louis.
Hace poco más de un año, en la cercana localidad de Ferguson, se produjeron movilizaciones sin precedentes a raíz de la muerte del joven Michael Brown a manos de un policía blanco.