Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saca adelante a sus cuatrillizos aunque le recomendaron renunciar a dos de los bebés

Da a luz a cuatrillizos a pesar de que le recomendaron interrumpir el embarazoDaily Mail

Emma Robbins estaba embarazada de cuatrillizos cuando los médicos le dijeron que debía de terminar con la gestación de dos de ellos para dar a otros dos una oportunidad de sobrevivir. Ella se negó y decidió luchar por la vida de sus cuatro pequeños. Los bebés han cumplido un año felices y sanos.

Según informa el diario Daily Mail, los pequeños Zachary, Joshua, Rubén y Sam acaban de celebrar su primer año de vida en contra de lo que vaticinaron los médicos.
Robins, de 31 años, de edad y su marido Martin, de 39, ya tenían un hijo de 3 años y decidieron ir a por el segundo sin sospechar que gestarían a cuatro bebés a la vez. A las 10 semanas de embarazo, el médico les explicó que en la ecografía podían verse 3 bolsas amnióticas, dos con un bebé cada una y la otra con gemelos idénticos.
En la siguiente revisión médica, los doctores les aconsejaron acabar con la gestación de los gemelos para evitar las complicaciones propias de los embarazaos múltiples y dar una oportunidad de vivir a los otros dos. Pero Emma se negó, “nos dijeron que había un alto riesgo de poner en peligro a los bebés o a mi”.
A las 12 y a las 16 semanas de gestación, los médicos insistieron en que debían considerar la opción de abortar a los gemelos. A las 20 semanas se acababa el plazo para acabar de forma selectiva con el embarazo pero la pareja había tomado la decisión de seguir adelante con los cuatro bebés.
El 29 de febrero de 2012, dos meses antes de lo previsto, nacieron los cuatro pequeños, por cesárea. Tras 8 semanas ingresados ya eran lo suficientemente fuertes para llevarlos a casa. Ahora, contra todo pronóstico, los bebés han cumplido un año fuertes y felices.