Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia defiende que el antiguo Frente al Nusra debe estar en la lista de objetivos a atacar

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha defendido este martes de que la antigua filial de Al Qaeda en Siria, el llamado Frente al Nusra, debe seguir en la lista de organizaciones terroristas y por tanto ser objeto de los bombardeos tanto de Rusia como de la coalición liderada por Estados Unidos.
"Veo como un objetivo prioritario lograr que el listado de grupos terroristas no se acorte, porque hay demasiadas evidencias de que ese Frente al Nusra, rebautizado Frente Fatá al Sham, es visto por muchos (...) como una fuerza que se debe preservar y aprovechar posteriormente para cambiar el régimen en Siria", ha declarado Lavrov, según informa la agencia Sputnik.
Según el ministro ruso, el tema del antiguo Frente al Nusra, que en julio rompió con Al Qaeda, y su supuesto patrocinio por algunos países fue abordado expresamente con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.
"Hice abiertamente esta pregunta a John Kerry, y negó en rotundo que los planes de Estados Unidos comprendan el patrocinio del Frente al Nusra", ha declarado Lavrov tras reunirse con su homólogo luxemburgués, añadiendo que no tiene motivos para desconfiar del jefe de la diplomacia de Estados Unidos.
No obstante, ha considerado que "la coalición no tiene muchas ganas de atacar posiciones del Frente al Nusra" y ha opinado que la actitud que mantiene la coalición respecto a lo que Rusia considera que es un grupo terrorista debe ser analizada en una "conversación muy seria".
Por otra parte, Lavrov ha explicado que Rusia quiere hacer público el acuerdo de alto el fuego para Siria cerrado con Estados Unidos. "Intentaremos publicar este documento y proponemos aprobarlo sin cambio alguno a través de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU", ha afirmado.
El ministro ha indicado que "para que no haya duda sobre cómo vamos a cumplir el acuerdo según lo pactado, habíamos propuesto publicar y no mantenerlo en secreto como les gustaría a nuestros socios estadounidenses". Lavrov ha dejado claro que Rusia no tiene "nada que ocultar" y que "todo lo escrito allí es fruto de un consenso".