Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia dice que las conversaciones sobre Siria en Ginebra se han aplazado y critica pasividad de la ONU

Moscú presentó un anteproyecto de Constitución siria en la cita de Astaná
El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha afirmado este viernes que las conversaciones sobre Siria en Ginebra, previstas para el 8 de febrero, han sido aplazadas hasta finales de ese mes y ha criticado la "pasividad" de la ONU.
"Estamos convencidos de que la pasividad de nuestros colegas de la ONU, que desde abril pasado siguen sin celebrar nuevas rondas de negociaciones, es inadmisible", ha comentado Lavrov durante su encuentro con representantes de varios grupos opositores sirios en Moscú.
Lavrov ha considerado "alentador" que la reunión celebrada el lunes y el martes en Astaná haya empujado a diplomáticos de Naciones Unidas a intensificar sus gestiones y anunciar el relanzamiento de las negociaciones sirias en Ginebra, "aunque la fecha se ha pospuesto de nuevo, del 8 de febrero hasta finales del próximo mes".
La última ronda de conversaciones sobre el futuro de Siria bajo los auspicios de la ONU se celebró en Ginebra en el mes de abril. Entonces, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió por separado con representantes del Gobierno de Bashar al Assad y de la oposición.
Así las cosas, según informa la agencia Sputnik, el ministro ruso ha destacado que la cita de Astaná ha revalidado el cese de hostilidades imperante en Siria desde finales de diciembre y de ella "surgió una conclusión importante: el conflicto sirio no tiene una solución militar".
Además, ha resaltado el mecanismo tripartido pactado por Rusia, Turquía e Irán para observar el cumplimiento del alto el fuego y ha precisado que Rusia considera la reunión en Astaná "un nuevo paso" hacia la solución de la crisis siria dado que ahora están implicados "grupos de la oposición armada que hasta ahora no participaron en los contactos con el Gobierno en general y en los procesos relacionados con las negociaciones sobre el futuro de Siria".
NUEVA CONSTITUCIÓN
Lavrov también se ha referido al anteproyecto de nueva Constitución para Siria que la delegación rusa presentó en Astaná. Según ha dicho, "es un intento de descubrir los puntos de convergencia, integrar los planteamientos que el Gobierno (de Siria) y representantes de la oposición han ido exponiendo a lo largo de los últimos años".
El ministro ruso ha descartado el paralelismo entre el borrador ruso y el que Paul Bremer, representante de Estados Unidos en Irak tras la invasión de 2003, impuso a los iraquíes. "En Irak fueron los invasores los que redactaron la Constitución y la impusieron a los iraquíes como un texto sin alternativa", ha sostenido, mientras que en el caso de la propuesta rusa "no se intenta imponer nada a nadie".