Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia condenada por "fallos" en la matanza de Beslán

La sentencia es clara y unánime: el Gobierno de Putin tuvo en su mano evitar su peor pesadilla terrorista: la matanza de la escuela de Beslán, en Osetia del norte en 2004. Trescientas treinta personas de  ellas ciento ochenta fueron masacradas por  las bombas y las ejecuciones de los terroristas chechenos que entraron por la fuerza y cogieron como rehenes a más de mil personas -hombres, mujeres y sobre todo niños-. Los encerraron durante 3 días en el gimnasio del colegio, hacinados y consumidos por el calor y la falta de agua y comida, obligados a beber su propio sudor y su propia orina. Quienes conseguían huir eran disparados por la espalda.

El Tribunal de Derechos Humanos condena al Gobierno de Putin a indemnizar a los padres de los niños muertos.  Porque sabía -dice- que los terroristas planeaban un atentado en Osetia del norte contra un colegio y aun así no aumentaron la seguridad de los centros aquel primer día de clase. 

También da la razón a los padres que acusaron al ejército ruso de usar la fuerza de forma desproporcionada.  Los cañones, tanques y lanzagranadas solo hicieron que agravar las consecuencias de aquella tragedia. Tos tres días mas amargos de un pueblo herido que recibe 13 años después un poco de consuelo.