Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia responde a la OTAN y acusa a la Alianza de no condenar el ataque contra una clínica móvil rusa en Alepo

El embajador de Rusia ante la OTAN, Alexandr Grushko, ha acusado a la Alianza de aplicar un doble rasero en su reacción a la violencia en Alepo y, en concreto, al ataque contra una clínica móvil rusa en la ciudad siria, asalto contra el que la Alianza no ha emitido ninguna declaración de condena.
"Es un ejemplo indignante de doble rasero", ha afirmado Grushko, en declaraciones concedidas a la prensa rusa y recogidas por la agencia de noticias Sputnik.
"La OTAN no encontró ni una sola palabra para expresar su pesar y condenar el ataque", ha añadido. En el ataque, que tuvo lugar este lunes, han muerto al menos dos médicas y dos facultativos resultaron heridos.
Tras el ataque, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha culpado al régimen sirio y a Rusia del aumento de la violencia en Siria.
"La situación en Alepo es muy difícil. Es una catástrofe humanitaria. Miles y miles de personas han muerto, incluidos muchos inocentes. También hemos visto que trabajadores humanitarios han muerto", ha dicho Stoltenberg en rueda de prensa en la OTAN, preguntado por el mencionado ataque.
No obstante, Stoltenberg ha dejado claro que "la razón principal de este aumento de la violencia en Alepo es la ofensiva renovada del régimen sirio, apoyado por Rusia".
El secretario general aliado ha insistido en que la situación en Alepo "sólo subraya la importancia de encontrar una solución política" en Siria y ha apoyado "los esfuerzos de los aliados de la OTAN para lograr un acuerdo de cese de hostilidades en el Consejo de Seguridad", insistiendo en que el alto el fuego debe ser "el primer paso para una solución política".
COORDENADAS CONOCIDAS
Moscú ha subrayado que las fuerzas rebeldes conocían las coordinadas "exactas" de la clínica. El ataque, según el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, ha sido cometido "sin duda" por milicianos que se oponen al régimen de Bashar al Assad.
"Las manos de quienes instigaron este asesinato también están manchadas de sangre", ha advertido el portavoz, en relación a quienes "han creado, alimentado y armado a estas bestias disfrazadas de humanos y les han llamado oposición". Konashenkov ha aludido expresamente a países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia.