Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia y Japón acuerdan continuar con las conversaciones para cerrar un tratado de paz

Putin ve posible cerrar un pacto sobre las islas Kuriles, cuya soberanía se disputan ambos países
Los Gobiernos de Rusia y de Japón han acordado continuar con klas conversaciones para tratar de cerrar un tratado de paz, un pacto con el que resolverían, entre otras cuestiones, las disputas en torno a las islas Kuriles, según informa la agencia de noticias rusa RIA Nóvosti.
"Acordamos continuar estas consultas y los resultados se darán a conocer durante la visita a Japón del presidente ruso, que como ya había dicho, se realizará antes de finales de este año", ha explicado el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, tras la reunión del presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe.
El jefe de la diplomacia rusa ha dicho que Putin y Abe han discutido los acuerdos ya alcanzados en la reunión del pasado 6 de mayo en Sochi y en dos rondas de consultas a nivel de viceministros de Exteriores.
El presidente Putin ha anticipado en una entrevista concedida a la agencia de noticias Bloomberg que ve posible alcanzar un acuerdo con Abe sobre las islas Kuriles, uno de los principales obstáculos para el tratado de paz.
Rusia y Japón técnicamente continúan enfrentados desde la Segunda Guerra Mundial, un conflicto que terminó sin que firmaran un acuerdo de paz. Tokio condiciona su firma a la devolución de los llamados territorios del Norte, cuatro islas del archipiélago de las Kuriles (Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai) que reclama a Rusia alegando el Tratado de Comercio y Fronteras de 1855.
Moscú, a su vez, señala que estos territorios fueron traspasados a la Unión Soviética en virtud de acuerdos internacionales y que Rusia asumió la soberanía de dichos territorios como sucesora legal de la URSS.