Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia dice que el Ejército sirio ha vuelto a ocupar la carretera del Castillo por un ataque "enemigo"

Las fuerzas del Gobierno de Bashar al Assad han vuelto a ocupar la carretera del Castillo, después de una breve retirada, tras un ataque "enemigo", según ha informado este viernes el portavoz del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, el coronel Sergei Kapitsin.
Las autoridades rusas informaron a última hora del jueves de que las tropas 'assadistas' habían comenzado a despejar la carretera del Castillo, clave para el envío de ayuda humanitaria a la ciudad de Alepo, una de las más castigadas por la guerra.
Los rebeldes aseguraron, por su parte, que ese mismo día comenzarían a retirarse de la zona que controlan en la carretera del Castillo, con lo que, de acuerdo con su pronóstico, este mismo viernes podría comenzar la asistencia humanitaria.
Sin embargo, cuando los combatientes gubernamentales estaban en plena retirada, de acuerdo con la versión rusa, "se abrió un intenso fuego con armas pequeñas y morteros contra las unidades situadas cerca de la carretera del Castillo". Dos soldados resultaron heridos.
"Para evitar la ocupación de la zona desmilitarizada por el enemigo, el material bélico y el personal militar fueron enviados a las posiciones originales", ha dicho Kapitsin en una videoconferencia trasmitida por la cadena Rossiya 24, citada por la agencia de noticias rusa Sputnik.
El despeje de esta vía forma parte del acuerdo al que Estados Unidos y Rusia llegaron hace justo una semana para lograr un alto el fuego en Siria que permita el acceso de la ayuda humanitaria a las zonas más afectadas por los combates.
Hasta ahora solo dos convoyes con unos 20 camiones cada uno han cruzado a Siria procedentes de Turquía durante la tregua, a pesar de que Al Assad ha rechazado cualquier envío que no esté coordinado con el Gobierno o la ONU.
El enviado especial de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, ha confiado en que la ayuda de la ONU pueda llegar "pronto", pero ha aclarado que no entrarán en el país hasta que se constate el éxito del alto el fuego.