Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia y China bloquean la resolución impulsada por España para un alto el fuego en Alepo

Rusia y China han vetado este lunes en el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución impulsada por España, Nueva Zelanda y Egipto para establecer un alto el fuego de una semana en Alepo (Siria) que permitiese la llegada de la ayuda humanitaria y médica a la población sitiada.
El texto ha contado con once votos a favor y los posicionamientos en contra de Venezuela, Rusia y China, estos dos últimos países con derecho de veto por ser miembros permanente. Angola, por su parte, se ha abstenido.
Con la de este lunes, ya son seis las veces que la representación rusa ante la ONU ha dicho 'no' a una resolución relativa al conflicto sirio desde 2012. China suma cinco vetos, lo que confirma a ambos países como aliados clave del régimen de Bashar al Assad.
La resolución, en la que se introdujeron algunos cambios precisamente para intentar evitar los vetos, planteaba el cese de todos los combates durante un periodo de siete días y se daba un plazo de 72 horas a los rebeldes para distanciarse de los terroristas del Frente Fatá al Sham (antiguo Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda).
Pasado este plazo de una semana, se pasaría a un cese de hostilidades en todo el país que no afectaría a los combates contra el Estado Islámico y los yihadistas de la antigua Al Nusra.
Moscú había cargado contra la propuesta por considerarla contraria a los esfuerzos de Moscú y Damasco para combatir a los terroristas. "Teniendo en cuenta las anteriores pausas que se han aprobado, no tenemos dudas de que esta será usada por los extremistas para reagruparse y recuperar fuerza, impidiendo en última instancia la liberación del este de Alepo", afirmó el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según la agencia Sputnik.
OFENSIVA DEL RÉGIMEN
Este proyecto de resolución llega justo en un momento en que las fuerzas leales al Gobierno sirio han intensificado sus ataques sobre los barrios de la ciudad controlados por los rebeldes, a los que ha arrebatado buena parte de los distritos del este que controlaban.
Según ha reconocido un alto cargo militar sirio que ha hablado desde el anonimato, el régimen sirio y sus aliados quieren recuperar el control de Alepo antes de que Donald Trump asuma el mando de presidente de EEUU el próximo 20 de enero.
La toma del este de Alepo sería la mayor victoria para el presidente sirio, Bashar al Assad, desde el inicio del levantamiento en su contra en 2011. Restauraría su control sobre el conjunto de la ciudad, al margen de la zona que ahora dominan las milicias kurdas, que hasta la fecha no se han enfrentado con el Ejército.