Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rohani y Raisi cierran sus campañas electorales a la Presidencia de Irán con actos en Mashhad

Los principales favoritos para las elecciones presidenciales que se celebrarán este viernes en Irán, el actual mandatario, Hasán Rohani, y el clérigo conservador Ebrahim Raisi, han cerrado este miércoles sus campañas electorales con sendos actos en la localidad de Mashhad.
Rohani ha llegado a la localidad durante la jornada y ha celebrado un mítin en el estadio Tajti, desde donde ha destacado los progresos de la industria petrolera iraní, así como los esfuerzos para lograr la paz en el país.
Por su parte, Raisi ha vuelto a cargar contra las medidas económicas de Rohani, prometiendo hacer frente al desempleo, siguiendo la línea adoptada también por el líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei, de criticar al actual mandatario por la situación del país a nivel económico.
"Promoveremos la creación de trabajo y generaremos un millón de empleos cada año, manteniendo la dignidad de la población", ha asegurado, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
Los últimos días de la campaña electoral han estado marcados por la decisión de dos de los seis candidatos de retirarse y respaldar a Rohani y Raisi en sus esfuerzos por alcanzar la Presidencia.
El martes, el alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf, anunció el lunes que respaldaría la candidatura de Raisi, mientras que el martes, el vicepresidente primero de Irán Eshaq Jahangiri hizo lo mismo para apoyar a Rohani.
En los anteriores comicios de hace cuatro años, Qalibaf quedó segundo con el 16,5 por ciento de los votos. Rohani, que prometió reducir el aislamiento internacional del país y más libertades, evitó la segunda vuelta con más del 50 por ciento de los votos.
En esta ocasión, el ala conservadora que quiere apartar a Rohani han depositado su confianza principalmente en Raisi, custodio del mausoleo más grande de Irán y presidente de la fundación más grande del mundo islámico, Astan Quds Razavi, que gestiona el santuario del Imam Reza, el único imam del chiísmo enterrado en el país.
Los otros candidatos son Mostafá Aqa Mirsalim y Mostafá Hashemi Taba. Aqa Mirsalim, cercano a Raisi, ha afirmado este mismo miércoles que no retirará su candidatura, prometiendo respetar los resultados.
Aqa Mirsalim es un antiguo asesor del expresiente Alí Jamenei, así como exministro de Cultura y Guía Islámica y miembro del Consejo de Discernimiento, que sirve como órgano consultivo del líder supremo del país.
Hashemi Taba fue vicepresidente del país durante las presidencias de Akbar Hashemi Rafsanyani y Mohamad Jatami, así como exministro de Industria.
Por su parte, el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani-Fazli, ha anunciado durante la jornada que los resultados serán anunciados una vez sean definitivos, y no por fases.
Los próximos comicios contarán con 1,5 millones de electores más que los anteriores, en los que estaban llamados a votar 50,5 millones de iraníes.