Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey viaja a Arabia Saudí acompañado de una treintena de empresas

El Rey emprenderá una visita oficial a Arabia Saudí acompañado de tres ministros y una treintena de empresas españolas, en el marco de la gira que inició para visitar todos los países del Consejo de Cooperación del Golfo en busca de contratos.

Tras haber recalado en Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Bahréin, Don Juan Carlos se desplazará a la mayor economía del Golfo Pérsico y el mayor productor de petróleo del mundo, siendo el segundo suministrador de crudo a España, por detrás de México.
Esta potencia regional, que rivaliza con Irán por la hegemonía de la región de Oriente Medio, está haciendo, como sus vecinos, inversiones millonarias en los sectores de las infraestructuras, la sanidad y la educación (dispone de un presupuesto de unos 270.000 millones de euros para el periodo 2010-2015), según fuentes diplomáticas.
Empresas españolas ya se han llevado parte de ese pastel, pero aspiran a otros proyectos. En Arabia Saudí un consorcio español se hizo con el contrato para construir y explotar durante 12 años el AVE entre Medina y La Meca, hasta ahora la mayor obra ganada nunca por un consorcio español, con un valor de unos 6.700 millones de euros.
Parte de las obras del metro de Riad (la construcción de tres líneas) también se han adjudicado a un consorcio en el que participan FCC y Typsa, por otros 6.000 millones de euros. Próximamente saldrán a concurso las obras de los metros de La Meca y Yedá.
Entre la treintena de empresarios que acompañarán al monarca en este viaje figuran responsables de Abengoa, Acciona, ACS, Airbus, FCC, Indra Ferrovial, Isolux-Corsán, Navantia, Ineco, OHL, Sacyr, Talgo, Técnicas Reunidas y Tragsa.
Como en viajes anteriores, acompañarán al Rey los ministros de Fomento, Ana Pastor; Defensa, Pedro Morenés e Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Pero también el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito; el de Comercio, Jaime García-Legaz; y la secretaria general de Transportes, Carmen Librero.
España también tiene interés en vender carros de combate Leopard al reino saudí, pero aún no se ha abierto la licitación.
Don Juan Carlos, que llegará hoy por la tarde a Yedá, va a aprovechar su desplazamiento para comprobar de primera mano cómo marchan las obras del AVE. Las elevadas temperaturas le impedirán ver los trabajos sobre el terreno, pero el domingo asistirá a una presentación del proyecto por parte de las empresas implicadas ante el viceheredero de Arabia Saudí, el príncipe Muqrim.
A pesar de los retrasos originados en la primera fase del AVE (adjudicada a un consorcio árabe-chino) y las informaciones sobre los sobrecostes aparecidos en proyectos de la alta velocidad en España, fuentes diplomáticas han indicado que cada obra lleva en cada país "su propia dinámica".
No obstante, han asegurado que los saudíes confían en el que contrato se cumpla y, por su parte, los españoles saben que tienen que cumplirlo. El interés en las obras que mostrará el jefe del Estado, que ayudó en la adjudicación del proyecto, puede entenderse en ese sentido como una "garantía" para los saudíes, según fuentes oficiales.
El Rey se reunirá también con el príncipe heredero Salman, pero en principio no podrá entrevistarse con el rey Abdulá, cuyo estado de salud es delicado.
La visita se aprovechará para firmar dos acuerdos, uno de cooperación en la lucha contra el terrorismo y otro de colaboración entre escuelas diplomáticas.
Con el viaje del Rey, que mantiene relaciones históricas de amistad con estas monarquías, se pretende crear el clima adecuado para favorecer que las empresas españolas ganen licitaciones y también contribuir a aumentar las inversiones en ambos lados, hoy en día muy reducidas.
¿Derechos humanos?
Sobre si el monarca lleva algún mensaje relacionado con la situación de los Derechos Humanos en un país que aplica la pena de muerte y prohíbe a las mujeres conducir a pesar de carecer de una red de transporte público, fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación se han limitado a señalar que en este tipo de encuentros a alto nivel se habla sobre "toda una gama de temas", sin detallar más.
Repercusión mundial ha tenido el caso de las cuatro de las 20 hijas del rey Abdulá que permanecen bajo arresto domiciliario desde 2001 en un palacio de Yedá, del que no pueden salir sin escolta y donde no se les permite recibir visitas, como ha denunciado su madre en las redes sociales.
Un portavoz del Palacio de la Zarzuela ha dicho desconocer si a la Casa del Rey había llegado alguna misiva pidiendo al monarca que intercediera por las princesas.
Durante su estancia en Yedá, el Rey también se reunirá con el secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica, Lyan bin Amid Madani, y se entrevistará con representantes de las 100 compañías españolas con presencia en el país.