Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La República Srpska celebra este domingo un referéndum que podría desequilibrar el futuro del país

Serbia ha dicho que respeta la "integridad" de Bosnia pero que no permitirá que se destruya la República Srpska
La República Srpska, la entidad serbia de Bosnia y Herzegovina, celebra este domingo un simbólico referéndum que podría desequilibrar la integridad y el futuro del país balcánico 21 años después de la última guerra, que acabó con la vida de unas 100.000 personas.
A pesar de que el Tribunal Constitucional de Bosnia prohibió el 17 de septiembre la celebración de la consulta, las autoridades de la República Srpska han decidido desafiar el fallo del alto tribunal y celebrar el referéndum en el que se votará si el 9 de enero se declara como el 'Día del Estado'.
Las decisiones del Constitucional son vinculantes pero más del 90 por ciento de sus fallos han sido incumplidos por las autoridades de las dos entidades que componen Bosnia.
La fecha del 9 de enero tiene un alto contenido simbólico para los serbobosnios, que ese día en 1992 declararon de forma unilateral la creación de la República Srpska, meses antes de que comenzara la guerra en abril de 1992, un conflicto que se prolongó durante más de tres años y que dejó el país destrozado y dividido en dos entidades territoriales y políticas con un Gobierno central con escasa competencias.
El referéndum de este domingo será el primero que se celebre en Bosnia y Herzegovina desde el que tuvo lugar en febrero de 1992, por el que Bosnia proclamó su independencia de la República Socialista de Yugoslavia con el boicot de los serbobosnios.
Meses después comenzó la guerra y la división étnica y política que se exacerbó en el conflicto y que se ha mantenido a un nivel más bajo durante los 20 años siguientes, con el país marcado por el complejo sistema político derivado de los Acuerdos de Dayton, firmados en diciembre de 1995.
Bosnia está integrada por dos entidades: la Federación musulmana-croata y la República Srpska, la entidad serbobosnia. Las dos entidades tienen sus propios gobiernos y competencias en material policial. Por encima de las dos entidades está un Gobierno central con pocas competencias y con un sistema de reparto de poder por turno en la Presidencia.
Tanto Estados Unidos, el principal impulsor de los acuerdos de Dayton, como la Unión Europea han mostrado su rechazo al referéndum sobre el 'Día del Estado' de la República Srpska, una celebración rechazada por el Gobierno central bosnio y por el de la Federación, por entender que solo contribuye a aumentar las tensiones entre las comunidades que conviven en el país y discrimina a los bosniocroatas y los bosniacos (musulmanes) que viven en el territorio bajo control serbobosnio.
AMENAZA DE GUERRA DEL EX JEFE DEL EJÉRCITO BOSNIO
La cita con las urnas de este domingo no llega exenta de polémica ni de tensiones. El que fuera jefe del Ejército bosnio durante la última guerra, el general Sefer Halilovic, ha asegurado que si el referéndum se lleva a cabo podría desatarse un conflicto "en el que la República Srpska desaparecerá". "No estamos amenazando a nadie pero no dejaremos a nadie que se lleve una parte de Bosnia y Herzegovina sin desgracias", aseguró el ex alto mando militar bosnio, en una entrevista difundida esta semana.
El general llegó a decir que hay "suficiente gente" en las dos partes de Bosnia "preparada para ir a la guerra". "Milosevic ha muerto, el Ejército yugoslavo ya no existe, no hay miles de carros de combates ni vehículos... Serbia ya no puede ayuda a la República Srpska. No dejaremos a nadie a independizarse con la mitad de nuestro estado", subrayó.
Las declaraciones del general Halilovic han tenido respuesta por parte del presidente de la República Srpska, Milorad Dodik, quien advirtió de que si hay agresiones contra los serbobosnios por la celebración de la consulta la respuesta será de inmediato la "secesión".
"Sabemos que es la posición de Seffer Halilovic, que está haciendo amenazas de guerra, es la posición de todos en Sarajevo pero, hablando hipotéticamente, si se dan movimientos de ese tipo, estaremos en ese mismo instante fuera de Bosnia", aseguró el presidente serbobosnio, en un discurso esta semana en Banja Luka, la 'capital' de la República Srpska.
DODIK RESPONDERÍA CON LA SECESIÓN
Dodik, que en los últimos años ha manifestado repetidamente su deseo de celebrar un referéndum de independencia para que la República Srpska se vaya de Bosnia, dijo que su territorio no permanecerá en el país balcánico "ni siquiera un minuto" si es atacado. "Cualquier movimiento de este tipo nos hará hacerlo", señaló, en referencia a la secesión, "y nos defenderemos nosotros mismos".
El líder de la República Srpska llegó a sugerir que las autoridades de la Federación croata-musulmana se han estado "armando" en las últimas fechas y han evaluado incluso la capacidad militar de las autoridades serbobosnias.
"El presidente de turno de Bosnia y Herzegovina Bakir Izetbegovic informó hace dos meses a los embajadores occidentales del proceso de armamento de los bosniacos y de la evaluación de las armas en la República Srpska, lo que implica que la declaración de Halilovic no era una coincidencia sino parte de una visión general", explicó.
POSICIÓN DE SERBIA
Desde la vecina Serbia, el Gobierno de Belgrado ha terciado en la polémica por el referéndum de los serbobosnios y su primer ministro, Aleksandar Vucic, ha asegurado que su país "respeta la integridad de Bosnia y Herzegovina" aunque "no permitirá que la República Srpska sea destruida y desaparezca".
Durante su participación en la Asamblea General de Naciones Unidas, el primer ministro serbio ha trasladado a otros líderes internacionales su inquietud por las declaraciones del exjefe del Ejército bosnio y sus interlocutores le han dicho que no conceda importancia a ese mensaje, según cuenta la cadena de televisión serbia B92.
A la polémica por la consulta se ha sumado esta semana el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que ha recibido en Moscú al presidente de la República Srpska y le ha transmitido que la consulta es un "derecho" que tienen los serbobosnios.
"Sobre el referéndum no ha habido una discusión especial, salvo la conclusión de que es un derecho del pueblo", ha señalado este viernes Milorad Dodik tras reunirse con el mandatario ruso en el Kremlin. Dodik ha asegurado que Rusia permitirá a los serbobosnios votar desde su territorio para participar en el referéndum.