Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Real se mira pero no se toca

Los miembros de la Guardia Real británica se han convertido en una atracción para los turistas y suelen aguantar impertérritos que se fotografíen con ellos constantemente. Este soldado aguantó incluso que un turista japonés le siguiera e imitara todos sus movimientos pero cuando el joven le puso la mano en un hombro reaccionó apuntándole con su fusil. El turista se llevó un gran susto por la inesperada reacción y el soldado siguió con su guardia como si tal cosa.