Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obligan a una contramaestre de la Marina británica a ponerse pijama para abordar vuelo

Obligan a una contramaestre de la Marina británica a ponerse pijama para abordar vuelocuatro.com

En Reino Unido se ha desatado un escándalo después de que el personal de la aerolínea Virgin Atlantic obligara a una ingeniera de la Marina Real británica a cambiar su uniforme militar por un pijama para poder subir a bordo de un avión rumbo a EEUU.

Nicky Howse, una técnica de helicópteros de 32 años, estaba en una misión de tres meses en EEUU cuando recibió la noticia sobre la muerte de su abuelo, y tuvo que viajar de vuelta a su país para asistir al funeral, informa Russia Today.

Durante el vuelo al Reino Unido la contramaestre, que viajaba con su uniforme, no tuvo ningún problema. El desagradable incidente ocurrió cuando la mujer empezó a pasar el ´check-in´ para el vuelo de vuelta a EEUU.

Los empleados de Virgin Atlantic le dijeron que no podía viajar con el uniforme puesto, ya que sería “ofensivo” para otros pasajeros. Le ofrecieron ponerse un pijama de la compañía, avisándole de que si no se quitaba el uniforme, no podría subir al avión.

"Fue horrible. Me hicieron sentirme incómoda en mi propio país por llevar el uniforme que uso para defenderlo”, escribió la ingeniera, que ha participado en operativos en Afganistán, en un email a un amigo.

“Me sentí completamente humillada ante otros pasajeros, que se preguntaban con curiosidad qué estaba pasando, y me miraban fijamente, esperando a que [el empleado] regresara con el pijama de color negro”, contó.

Richard Kemp, anterior comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, calificó el incidente de "un insulto a la Marina Real y a las Fuerzas Armadas británicas".

Por su parte, un portavoz de Virgin Atlantic expresó su "profundo pesar" por lo sucedido y afirmó que la compañía no tiene ninguna política en contra de los pasajeros que viajan con uniforme. “Ha sido un caso totalmente aislado”, explicó, añadiendo que el personal habría sido mal informado por los agentes de seguridad del aeropuerto.