Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal de Reino Unido rechaza una demanda por vertidos de Shell en el delta del Níger

Un tribunal británico ha rechaza este jueves el intento de ciudadanos nigerianos de demandar a la compañía petrolera neerlandesa Royal Dutch Shell por sus vertidos en el delta del Níger.
Las comunidades ogale y bille, residentes en el delta, denuncian que décadas de vertidos han arruinado sus viviendas y medios de vida, por lo que reclamaron que el caso fuera abordado en Reino Unido.
Sin embargo el Tribunal Supremo de Londres ha aceptado el argumento de la compañía, que afirma que el caso debe ser tratado por tribunales de Nigeria, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
El gobernador de los ogale, el rey Emere Godwin Bebe Okpabi, ha afirmado que la comunidad "está decepcionada, pero no desalentada, por este fallo".
"La decisión tiene que ser apelada, no sólo por los ogale, sino por mucha otra gente del delta del Níger que quedarán apartados si esta decisión sigue en pie", ha argumentado.
"Lo único que se pide a Shell es que limpie su petróleo y compense a las comunidades que ha devastado", ha sostenido, en declaraciones a la citada cadena.
Por su parte, el portavoz de la subsidiaria de Shell en Nigeria, Shell Petroleum Development Company of Nigeria, se ha mostrado satisfecho con el fallo.
Así, ha manifestado que es "un mito" que las comunidades no puedan recibir justicia en el país. "Se trata de denuncias de nigerianos sobre las operaciones de una compañía nigeriana en nigeria, por lo que un tribunal nigeriano es el mejor lugar para tratarlo", ha argumentado.
"Se trata de incidentes relacionados con sabotajes, refinado ilegal y robos de crudo. Los bille y los ogale son dos comunidades gravemente impactadas por estas actividades, que son una gran fuente de contaminación en el delta del Níger", ha dicho.
En 2014, la comunidad bodo, también residente en la zona, llevó a Shell ante los tribunales de Reino Unido por un vertido, logrando un pago de 55 millones de libras esterlinas (unos 64,7 millones de euros) como compensación.