Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido, objetivo principal de los terroristas

El 22 de marzo, un hombre embistió con su coche a los transeúntes que paseaban cerca del Parlamento, mató después con un cuchillo a un policía que custodiaba el edificio. Hubo cinco muertos, además del agresor, que tras los disparos, fue finalmente abatido.

Manchester fue el siguiente objetivo, con un atentado el 22 de mayo a la salida de un concierto de Ariana Grande, dejando 22 muertos y 116 heridos. Reino Unido elevó entonces la alerta al nivel "crítico", con el Ejército patrullando por las calles.

Manchester recuerda hoy a las víctimas de ese atentado, y lo hace con un concierto en el que actúa la propia Ariana Grande junto a Coldplay o Justin Bieber, entre otros.

Se blindaba esta semana Cardiff, la capital de Gales, por la final de la Champions, pero en Londres, con el partido juego, se produjo ayer el último golpe. De nuevo, atropello y apuñaladas en plena calle.

El perfil de los autores de los atentados es el mismo, jóvenes británicos de segunda generación, radicalizados y dispuestos a morir matando.