Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Registrados tiroteos en dos ciudades del sur de Siria, si bien la situación general es de calma

Dos localidades del sur de Siria han registrado tiroteos a primera hora de este viernes, si bien la situación es de calma en la mayoría del país tras la entrada en vigor del alto el fuego, según ha informado el Observatorio por los Derechos Humanos.
El organismo, con sede en Londres y una amplia red de informantes en el país árabe, ha detallado que los tiroteos han tenido lugar en las localidades de Daraa y Quneitra.
Asimismo, ha indicado que en ellos se han utilizado armas pesadas y de medio calibre, sin que por el momento haya informaciones sobre víctimas en los enfrentamientos.
Pese a ello, ha recalcado que "la calma continúa en la mayoría de las áreas de Siria, una vez finalizada la primera hora del acuerdo de alto el fuego".
El Observatorio había indicado previamente que antes de que entrara en vigor el cese de hostilidades hubo fuego de artillería en torno a Alepo y en una zona cercana a la capital, Damasco.
El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el jueves que el Gobierno y los grupos rebeldes armados han firmado tres documentos para tratar de avanzar en la resolución del conflicto sirio, iniciado en marzo de 2011.
El primero contempla "un alto el fuego" en todo el territorio y el segundo incluye "una serie de medidas" para vigilar su cumplimiento y que correrán a cargo de Rusia y Turquía. El Ministerio de Exteriores ruso ha dicho en un comunicado que los dos países actuarán como "garantes".
El último acuerdo recoge "la voluntad para iniciar negociaciones de paz". El enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, había señalado al 8 de febrero en Ginebra para reanudar el diálogo, pero el nuevo pacto opta por la capital de Kazajistán, Astaná, como sede.
A este respecto, el ministro de Exteriores de Siria, Walid al Mualem, ha asegurado que existe una posibilidad "real" de llegar a un acuerdo político que ponga fin a casi seis años de guerra que han dejado unos 250.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.
La tregua excluye expresamente a los yihadistas del Estado Islámico y al Frente Fatá al Sham --antiguo Frente al Nusra--, así como a las Unidades de Protección Popular (YPG), los kurdos sirios, a los que Turquía considera igualmente terroristas.
Además, la milicia islamista Ahrar al Sham --uno de los grupos de la oposición siria con mayor poderío militar-- ha aclarado que tiene ciertas reservas sobre este acuerdo y, en consecuencia, ha decidido no firmarlo, por lo que también queda al margen de la tregua.
El acuerdo, mediado por Rusia y Turquía, evidencia la creciente influencia de estos dos países en la región. El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha desplazado a Estados Unidos como interlocutor internacional del Kremlin para el conflicto sirio.
Pese a ello, la Casa Blanca ha valorado como "positivo" este entendimiento bilateral. "Cualquier esfuerzo que frene la violencia, salve vidas y cree las condiciones para unas nuevas y productivas negociaciones políticas es bienvenido", ha asegurado el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado.