Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Migrantes abandonados entre las fronteras blindadas de una gélida Europa

Unos 2000 migrantes sobreviven, desde hace semanas, en condiciones infrahumanas, refugiados en almacenes abandonados en Belgrado. Las gélidas temperaturas han convertido las tareas cotidianas, como el aseo, en un desafío a la congelación. Médicos Sin Fronteras alerta de un aumento de infecciones respiratorias y de casos de congelación, en los últimos días. Las autoridades serbias aseguran que los migrantes eligen voluntariamente permanecer en esas condiciones. Pero lo cierto es que, según las ong, no hay plazas suficientes en los centros de acogida oficiales. Serbia sólo ofrece 6000. Insuficientes para los más de 8000 refugiados atrapados en el país.