Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Correa acusa a Barack Obama de violar el derecho Internacional

Varios líderes durante la VII Cumbre de las AméricasReuters

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha acusado a Barack Obama durante su discurso en la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá, de violar el derecho internacional. El ecuatoriano ha querido defender a Venezuela de las sanciones impuestas por los estadounidenses tras haber sido calificados de amenaza para los interéses de Estados Unidos. Correa ha hablado sobre el intervencionismo norteamericano en los paises de latinoamérica.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha acusado este sábado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de violar el derecho Internacional al emitir el decreto que califica a Venezuela como una amenaza a los intereses del Gobierno y el pueblo estadounidenses.
El dirigente ecuatoriano aseguró que el decreto de Obama, que sanciona efectivamente a altos funcionarios de Venezuela, es una injerencia que "viola el apartado "E" del Artículo III de la carta de la OEA", de la que Estados Unidos es Estado miembro.
Este artículo estipula que "todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más le convenga, y tiene el deber de no intervenir en los asuntos de otro Estado".
"Ustedes sostienen a esas élites que tanto daño han hecho", ha declarado Correa dirigiéndose a la delegación norteamericana. Élites latinoamericanas, describió Correa durante su discurso de presentación en la VII Cumbre de las Américas que se celebra en Panamá, "incapaces de comprender que los derechos son para todos"
El presidente Correa ha cerrado su participación, profundamente enraizada en el tema del intervencionismo, advirtiendo de que los pueblos de Latinoamérica "nunca más aceptarán la tutela ni la injerencia".