Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La RASD apunta al "aislamiento" de Marruecos en África tras retirarse de la cumbre de Malabo

El ministro de Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Salem Uld Salek, ha apuntado este jueves al "aislamiento" de Marruecos en el continente, tras la retirada del país de la cumbre árabe-africana en Guinea Ecuatorial.
Marruecos abandonó el miércoles la cumbre en la capital guineana, Malabo, en protesta por la presencia de representantes en la misma del Frente Polisario.
"La cumbre de Malabo manifestó el aislamiento de Marruecos a nivel de África y demostró a los países del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCG) el rotundo rechazo de la Unión Africana (UA) a la política y colonización", ha dicho Uld Salek.
En este sentido, ha sostenido que la UA "rechaza el chantaje y la arrogancia marroquí", agregando que "el reconocimiento africano a la RASD es una realidad tangible".
Por ello, ha dado las gracias a todos los países de la UA "por la solidaridad con el Estado saharaui, conforme a los principios y objetivos del organismo", según ha informado la agencia oficial saharaui de noticias, SPS.
Uld Salek ha reclamado además a Marruecos "que revise su política expansionista y de represión contra el pueblo saharaui, que deje de saquear los recursos naturales saharauis y que ponga fin a la ocupación".
Marruecos, que pidió ser adherido nuevamente a la UA en julio, salió del bloque regional en 1984, cuando la organización reconoció la independencia de Sáhara Occidental.
Durante las últimas semanas, el rey Mohamed VI ha visitado varios países africanos para obtener el apoyo necesario para lograr la adhesión de Marruecos al bloque, una propuesta que se debatirá en enero de 2018.
El propio Uld Salek rechazó esta posibilidad hace dos semanas, recalcando que si Marruecos quiere unirse debe "respetar las normas del grupo".
Las tropas marroquíes llegaron a Sáhara Occidental tras la retirada de España de la zona, en 1975, y se anexionaron dos tercios del territorio. Desde entonces, Rabat ha declarado que la zona constituye territorio histórico marroquí.