Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Queda en libertad la niña paquistaní acusada de blasfemar contra el Islam

Manifestación a favor de la libertad de Rimsha MasihEFE

La policía sospecha que el imán que la acusó inventó las pruebas

La adolescente cristiana paquistaní Rimsha Masih, encarcelada a mediados de agosto por un supuesto delito de blasfemia contra el Islam, ha obtenido la libertad condicional bajo fianza, según ha informado este viernes el juez. La adolescente cristiana podría ser trasladada junto con su familia a un lugar secreto por motivos de seguridad, según informaron fuentes gubernamentales.
El juez ha decidido concederle la libertad bajo fianza días después de que la Policía detuviera a Jalid Yadun, el imán que había lanzado la acusación contra la niña, por la presunta falsificación de las pruebas inculpatorias.
En caso de pagarse la fianza, la adolescente --quien podría tener 14 años de edad-- podría reunirse con su familia en un lugar secreto por motivos de seguridad, según indicó Robinson Asghar, asesor del Ministerio para la Armonía Social. De momento no se prevé su traslado al extranjero, añadió a Reuters.
La detención
Rimsha Masih, vecina de un barrio humilde de Mehrabad, a las afueras de Islamabad, fue encarcelada a mediados del pasado mes de agosto después de que algunos vecinos musulmanas la acusaran de haber quemado parte del libro 'Noorani Qaida', un manual infantil de introducción al Islam que contiene versículos del Corán.
El imán que lanzó la acusación fue detenido a finales de la semana pasada después de que varios testigos, vecinos de la aldea de Masih, aseguraran que habían visto cómo el clérigo introducía "papeles quemados" del Corán en la mochila de la adolescente.
De momento se desconoce cuándo será excarcelada Rimsha Masih, cuya detención causó la indignación de grupos religiosos y laicos de todo el mundo y cuya vida podría correr peligro si regresase a su barrio.
Las leyes contra la blasfemia de Pakistán castigan duramente, sin descartar la pena de muerte, a quienes hablen mal sobre el Islam o el profeta Mahoma y a quienes profanen o quemen partes del Corán, el libro sagrado musulmán. Aunque se han dictado varias condenas en aplicación de esa ley, nunca se ha llegado a ejecutar a nadie, pero sí se han producido casos de linchamiento de personas acusadas de blasfemia por parte de grupos de fanáticos.
El arresto de Masih ha desencadenado el éxodo de cientos de cristianos de la aldea de la niña, sobre todo después de que los responsables de varias mezquitas informaran a través de altavoces de lo que supuestamente había hecho la menor.
Los cristianos representan el cuatro por ciento de la población paquistaní. Según los miembros de esta comunidad, las condenas por blasfemia suelen basarse únicamente en declaraciones de testigos y normalmente se deben a venganzas personales.